Los agentes tuvieron información del caso y se personaron en la finca, donde la propietaria les explicó los hechos ocurridos. Según su versión, dos perros de raza pastor alemán fallecieron de manera inmediata a causa de las heridas producidas durante una pelea por otros dos perros, un bull terrier y un pitbull terrier, este último de raza potencialmente peligrosa.

Tanto el bull terrier como el pitbull terrier, según la propietaria, fueron sacrificados con posterioridad a la pelea por prescripción del facultativo. No obstante, los agentes del Seprona no observaron en las heridas de los canes indicios de que su muerte fuera necesaria.

Además, la Guardia Civil comprobó que la propietaria de los animales carecía de la licencia oportuna para tenencia de animales potencialmente peligrosos, por lo que le cedió sus perros al propietario de los dos pastores alemanes, que también carecía de la licencia correspondiente.

Tras la necropsia realizada a los cadáveres sacrificados por parte del Departamento de Anatomía Patológica de la Facultad de Veterinarios de la Universidad de Valladolid, los agentes ratificaron que los canes fueron "eutanasiados deliberadamente", por lo que iniciaron la investigación por los delitos de maltrato animal y quebrantamiento de medida cautelar para la tenencia y adquisición de animales.

Las diligencias han sido ya trasladadas al Juzgado de Guardia de Zamora.

Consulta aquí más noticias de Zamora.