150 vallisoletanos se concentran en Valladolid por la muerte de una mujer a manos de su pareja
150 vallisoletanos se concentran en Valladolid por la muerte de una mujer a manos de su pareja. ICAL

María Jesús, la mujer que murió el martes en Valladolid de tres tiros que, supuestamente, le disparó su ex marido en Huerta del Rey, no había puesto ninguna denuncia contra su pareja, pero hay muchas mujeres que sufren maltrato en Valladolid y deciden hacerlo.

De hecho, durante el año pasado 539 mujeres denunciaron a sus maridos, ex maridos o parejas por violencia machista, según los datos ofrecidos por la Delegación del Gobierno. Este número es menor al registrado en 2006, donde se contabilizaron 602, pero supone una media de 1,4 denuncias al día.

De ese total, la mayoría fueron interpuestas por españolas, en 372 ocasiones, y el resto por extranjeras, 167. Estas últimas son las que más han subido porque fueron 100 en el año 2006.

Protección

Las demandas interpuestas por las víctimas han conseguido que 388 de ellas cuenten con una orden de protección en las que se contemplan medidas físicas, como la prisión; civiles, como la retirada de la custodia de hijos, y sociales.

Estas órdenes se han incrementado considerablemente en los últimos dos años ya que, en 2005, fueron 137, casi la mitad de las que se dictaron en 2006, y tres veces menos de las del año pasado.

Por último, los jueces dictaron 41 órdenes de alejamiento, que se suman a las más de 300 que había en 2006.

María. 31 años. «Nadie te ayuda»

María (nombre ficticio) es vallisoletana y tiene 31 años y dos hijas, la más pequeña del hombre que la maltrató. «Me hizo dejar de trabajar y me quedé embarazada. Ahí comenzaron las palizas». Una de las más fuertes fue a los 10 días de dar a luz. «Tenía los puntos de la cesárea y me dio una patada. Además, estuve un día sin oír de una bofetada».

Esa agresión terminó en una condena de siete meses a su agresor, pero ella volvió con él. «No tenía nada y me había dicho tantas veces que no valía nada sin él que no me atreví a dejarle. Te machacan tanto que te crees que te mereces la paliza».

Tras la primera condena vino otra, con la misma pena, pero él nunca entró en prisión. Luego, y tras varias amenazas, una orden de alejamiento. Aún así se siente sola.

«No sirve de nada denunciar. Nadie, ni la Policía, te ayuda. Un día un agente me dijo que si seguía denunciando sólo iba a lograr que me quitaran a las niñas». Ahora hace 3 años que le dejó definitivamente. Tiene trabajo y una casa, pero el acoso sigue. «Dice que me voy a arrepentir de haberle dejado».

Contra el anonimato del maltratador

Cerca de 150 vallisoletanos se concentraron ayer en la plaza Fuente Dorada en protesta por la muerte de María Jesús a manos de su ex marido. Entre los gritos que se pudieron escuchar estaban "No estamos todos, faltan las muertas". Los manifestantes pidieron que se desenmascare a los agresores.

 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID .