Cansados de las antenas de telefonía móvil ilegales, los vecinos de la pedanía murciana de Monteagudo (3.890 habitantes) están en pie de guerra para que desmantelen una sin licencia urbanística que Telefónica ha instalado en una finca privada de la localidad.

«Cuando vemos trabajar a los operarios llamamos a la Policía Local, pero se van y luego vuelven», cuenta Alicia Pina, una de las vecinas que está recogiendo firmas para que se desmantele la antena.

«Éstas empresas suelen ponerlas y luego piden las licencias», explica Marco Antonio Fernández, alcalde pedáneo de Monteagudo, que apoya las protestas vecinales.

De momento, el Ayuntamiento de Murcia ha tomado cartas en el asunto y ha abierto un expediente sancionador. Además, «hemos pedido al Ministerio de Industria que no se le dé licencia de emisión», añade el pedáneo.

Telefónica dice que en la zona no hay cobertura y los usuarios se quejan de que no pueden llamar en caso de emergencia. Pero los vecinos temen los efectos, aún no avalados científicamente, sobre la salud de los niños de los colegios cercanos a la antena.

Cae la de Rincón de Beniscornia

En los últimos siete años han sido denunciadas, tanto por organizaciones como por vecinos, más de 100 antenas sin licencia urbanística en el municipio de Murcia. «De éstas sólo se han desmantelado ocho», según Ecologistas en Acción. El pasado martes por la tarde se retiró la ubicada en la pedanía de Rincón de Beniscornia, a 50 metros de un colegio público, cuando la ley establece una distancia mínima de 100 metros. Los vecinos de Guadalupe esperan a que se quite otra escondida en una chimenea.