Lady Gaga en los 'Critics' Choice Awards'
Lady Gaga durante la alfombra de los 'Critics' Choice Awards' a principios de 2019. GTRES

Cuando Stefani Joanne Angelina Germanotta llegó al mundo en 2008, este la necesitaba más que a nada. Lady Gaga apareció en el mundo del pop para dar luz y mostrarnos otro nuevo universo que todos desconocíamos. Han pasado más de 10 años en los que Gaga ha sido reina del escándalo, diva del pop, madre de los inadaptados, dama del jazz, chica country o estrella de Hollywood.

Just Dance fue el tema carta de presentación de una carrera meteórica de éxito. The Fame era el nombre que recibía el primer álbum de estudio de la diva, dentro del mismo consiguió batir récords de manera más que evidente con el tema Poker Face, ya había allanado el terreno con el tema anterior y con este recogía los frutos. Vendió más de 15 millones con este álbum.

Se adentró en el mundo de lo estrafalario y escandaloso con The Fame Monster, que supera los cinco millones de discos vendidos. El primer sencillo de este proyecto fue Bad Romance, uno de los mayores clásicos de este siglo. Nadie duda porque con este tema consiguió brillar con luz propia. A continuación se unió a Beyoncé en Telephone, era una época doradísima para las divas del pop que se sustituían las unas a las otras en los primeros puestos de las listas de éxitos del planeta. Coqueteó con el castellano en el tema Alejandro y salió más que bien parada con el asunto, además de volver a poner de moda los videoclips de larga duración.

Ya se había convertido en la 'Madre Monstruo', la reina de los inadaptados, así que era el momento de lanzar Born This Way y marcarse un himno al amor propio y un homenaje a su inspiración más clara, Madonna. Judas, The Edge Of Glory y You And I la hicieron seguir sonando de nuevo por todas las radios del planeta y vender más de 8 millones con el disco.

Tras el disco anterior, Gaga lo tenía difícil, pero se marcó uno de sus discos más sólidos y el favorito de muchos de sus fans, al margen de que comercialmente no fue el más exitoso. Grande temas como Venus o G.U.Y se incluían dentro de este disco a caballo entre el pop y el dance. De nuevo acertó de manera clarísima.

En 2014 decidió que quería ser considerada por la crítica y el gran público y lanzó Check To Check, dando la espalda a sus fans y embarcándose en un proyecto de jazz junto a Tonny Bennett. El resultado de esta unión fue el peor debut de su carrera musical, eso sí, no faltaron nominación a los Grammy y la demostración absoluta de que su voz es un auténtico todoterreno, pero perdió fans.

En 2016 volvió al pop con el disco Joanne, dentro de este álbum volvió a las radios y listas de éxitos del mundo con su ballada Million Reasons. El tema la volvió a incluir en el top 5 de Estados Unidos y le otorgó un nuevo momento de gloria.

En 2018 Gaga consiguió algo que buscaba con creces, convertirse en una estrella de Hollywood. Protagoniza A Star Is Born y se hace con la nominación al Globo de Oro y al Oscar como Mejor Actriz. Pero aquí no acaba todo, lanza Shallow como canción oficial y gana el Globo de Oro a Mejor Canción además de volver a las listas de éxitos, llega al 5 en EE UU y al número 1 en Reino Unido, después de nueve años sin conseguirlo en las islas.