La DGA considera que es urgente decidir la ubicación de Gran Scala y ya sólo baraja dos alternativas. De momento, lo único seguro es que el macrocomplejo de juego y ocio se levantará exclusivamente en suelo privado. Aunque el vicepresidente aragonés, José Ángel Biel, señaló ayer que hacerlo en terrenos públicos habría sido «más sencillo», se ha descartado esta opción porque los suelos públicos están afectados por zonas de protección ambiental.

Los terrenos que se barajan están en diferentes municipios y todos tienen agua garantizada. «Gastará lo mismo que 2.000 hectáreas de maíz, donde trabajan 100 personas, mientras que en Gran Scala lo harán 65.000», explicó el vicepresidente. Sobre la ubicación definitiva del proyecto, Biel ha añadido que se puede acabar construyendo en un 90% de un término municipal y en el 10% de otro.