Tampoco el certificado de empadronamiento. La Junta de Andalucía acordó ayer suprimir el requisito de presentar la fotocopia compulsada del DNI y el certificado de empadronamiento en sus procedimientos administrativos.

Con la primera medida, el Gobierno andaluz pretende agilizar la prestación de servicios públicos, evitando la presentación de documentación que ya tienen. Y es que tanto el Ministerio del Interior como el Instituto Nacional de Estadística disponen de estos datos, lo que hace innecesario que se aporten.

Dos millones de copias

Cada año se presentan ante la Administración autonómica más de dos millones de fotocopias de DNI y certificados de empadronamiento. Este volumen de documentos genera un gasto de tiempo en trámites burocráticos de 415.000 horas. El decreto que establece estos cambios especifica que no se aplicarán en los procedimientos referidos a materia tributaria y a contratación administrativa.