La Xunta detectó en lo que va de año una decena de casos de mendicidad en menores. De ellos, cinco pasaron a estar bajo tutela de la Adminstración autonómica, pues sus padres no eran «competentes». En 2007 fueron 2.069 los niños con problemas de riesgo atendidos en Galicia. A ellos se destinaron más de 1.700.000 euros.