Los Mossos de Esquadra denunciaron a 39 motociclistas en un control de cuatro horas el pasado sábado en la carretera C-31 en las costas barcelonesas del Garraf. El control duró cuatro horas, desde la 9.30 horas hasta las 13.30 horas, y también se sancionó a 11 conductores de turismos.


Las infracciones eran principalmente por adelantamientos antirreglamentarios
Las sanciones, que responden a diferentes tipos infracciones, eran principalmente por adelantamientos antirreglamentarios en tramos con líneas continuas (17 denuncias), seguidos por problemas con la ITV y otras condiciones técnicas (14), documentación errónea (5), dos matrículas no visibles y un positivo de alcoholemia.

Según informaron los agentes, la C-31 a su paso por las costas del Garraf es una carretera muy transitada durante el fin de semana, especialmente por motocicletas que se dirigen a las playas de la zona y al Baix Penedès. En el control del sábado 23 se controló a un total de 143 vehículos, de los que 70 eran motos y se interpusieron un total de 50 denuncias.