Las organizaciones ecologistas que rechazan el puente internacional entre El Granado y y la localidad portuguesa de Pomarao no descartan pedir a la Unión Europea (UE) que intervenga para frenar dicha infraestructura. Así lo señalaba ayer el responsable de la Campaña de Aguas de Greenpeace, Julio Barea, que destacó que ya la UE admitió a trámite el pasado año una queja contra dicho viaducto hispano-luso, debido al impacto medioambiental negativo que tendría su construcción.

La UE admitió a trámite una queja contra dicho viaducto
Barea aseguró que
en los próximos días se reunirán los grupos ecologistas que se han mostrado críticos con el puente, como WWF-Adena , para decidir las acciones a llevar a cabo, después de que en el último Consejo de Ministros aprobará su construcción, medida con la que "nos hemos visto descolocados" y que consideró que con ella "algunos estarán buscando algunos votos" en el Andévalo de cara a las próximas elecciones del 9 de marzo. Para estos grupos ecologistas existen otras alternativas a este proyecto para unir España y Portugal, como la utilización de la presa del Chanza.

Sin embargo, la presidenta de la Diputación Provincial, Petronila Guerrero apuntó que el puente "será una conexión ejemplar desde el punto de vista medioambiental, ya que se ha optado por la solución más viable, de forma que la carretera tendrá una limitación de velocidad de 50 kilómetros por hora e incluye barreras de absorción de CO2 y pasos a nivel para cérvidos y linces".

A esta opinión se suma la del secretario provincial del PSOE , Javier Barrero, quien señaló que este planteamiento responde a un modelo más racional de distribución geográfica, ya que las zonas circundantes a ambos lados de la frontera entre España y Portugal constituyen la misma comarca física correspondiente al Baixo/Bajo Guadiana, zona unida por muchos vínculos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA