Familia tradicional
La familia tradicional empieza a desaparecer en Euskadi. RB

Ahora que tanto se oye que el modelo de familia tradicional está en peligro, nos enteramos de que los vascos ya nos habíamos adelantado. La típica familia de padre, madre y uno o más hijos ha perdido peso en nuestra comunidad y, por primera vez, se ve superada en Euskadi.

Le adelantan las parejas y matrimonios sin hijos, las familias monoparentales y los que viven solos. La suma de todos ellos supone el 44% de los hogares vascos, frente al 40% de la familia tradicional. El resto son viviendas en las que conviven varias generaciones y pisos compartidos, mayoritariamente por inmigrantes, según los datos del Eustat de 1996 a 2006.

En esos diez años desaparecieron unas 30.600 familias tradicionales, mientras que aumentaron un 51% las parejas sin descendencia y un 61% las familias unipersonales. Es el caso de un joven treintañero guipuzcoano afincado en Bilbao, que «por circunstancias de la vida», ha decidido vivir solo. «Es más caro, porque pagas lo mismo por el piso, la comunidad, los electrodomésticos estropeados, etc. Pero, nadie te dice lo que tienes que hacer y eso no tiene precio», argumenta.

Aunque según el Eustat, la gran mayoría de las personas que no comparten su hogar son mujeres, la mitad de ellas solteras y cuatro de cada diez, viudas. Además, en esos diez años se duplicó el número de divorciados y separados que viven solos, pasando de 7.000 a 14.400.

Hogares cada vez más pequeños

En los diez años transcurridos entre 1996 y 2006, aumentó el número de familias en un 15% en Euskadi, con la creación de 104.000 nuevos hogares. No obstante, en nuestra comunidad es cada vez más reducido el número de personas que viven en cada casa. Si hace doce años había 3,05 personas de media por cada familia, hace seis eran 2,73 y en 2006 eran 2,64.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO