Los Mossos d'Esquadra detuvieron el pasado sábado a un conductor de nacionalidad argentina que circulaba bajo los efectos de bebidas alcohólicas por la A-2 a la altura de Lleida y que superó en cinco veces la tasa de alcoholemia.

Haciendo eses

La policía autonómica ha informado hoy de que la detención de Carlos Abel A., de 37 años, se produjo el pasado sábado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial. Los hechos ocurrieron sobre las 18.00 horas, cuando los Mossos que patrullaban por la A-2 en dirección a Barcelona vieron a un vehículo que circulaba haciendo eses, a una velocidad anormalmente reducida y cambiando de carril de manera continuada.

El hombre, de nacionalidad argentina, no tenía autorización para conducir en España

El comportamiento del conductor obligaba, según indica la policía autonómica, a que el resto de vehículos que circulaban por la vía realizasen maniobras evasivas y frenadas bruscas. Al detener el vehículo, los agentes comprobaron que el conductor mostraba síntomas de embriaguez y en la prueba de alcoholemia dio una tasa de 1,47 miligramos de alcohol por cada litro de aire espirado, lo que supone más de 5 veces el nivel permitido.

Intentó huir

El conductor intentó huir con su vehículo, pero no pudo hacerlo ya que los agentes le habían quitado las llaves de vehículo. Se da la circunstancia de que Carlos Abel A. no disponía, según comprobaron los agentes, de autorización para conducir en España. El conductor también se negó a facilitar su domicilio habitual y, por ello, fue trasladado a comisaría, donde al día siguiente dijo que vivía en Mollerussa (Lleida), por lo que quedó en libertad y hoy ha prestado declaración ante el juez de guardia de Lleida.