El centro; la calle Asunción, en Los Remedios; Luis Montoto y Marqués de Pickman, en Nervión, y la plaza de la Toná y la avenida Pedro Romero, en San Pablo, son las seis zonas comerciales que contarán con videocámaras de vigilancia y seguridad. También se instalarán en once polígonos industriales.

El Ayuntamiento ha encargado a la empresa Indra un estudio para saber dónde colocarlas. El informe estará listo antes de verano y no le costará nada al Ayuntamiento, quien pretende ponerlo en marcha con la cofinanciación de los comerciantes.

Dado que el ojo humano llega a cansarse cuando pasa varios minutos observando una veintena de monitores, el sistema que instalarán (el mismo que hay en la Plaza Mayor o la calle Montera de Madrid) tendrá un software capaz de alertar sobre lo que ocurre en la zona controlada. Así detectará un objeto abandonado, personas corriendo,  aglomeraciones...

Al ser un tema con repercusiones jurídicas, el Consistorio ha contactado con la Subdelegación del Gobierno y la Delegación de Seguridad.

Los sevillanos opinan

Rocío Guerrero. 27 años.

«El centro se queda vacío de noche. Las cámaras son necesarias. Las pondría también en los autobuses. Se sube mucha gente que no se sabe comportar. He visto hasta peleas».

Carlos Cabello. 23 años.

«Apoyo la iniciativa de las videocámaras de seguridad. Así los delincuentes se lo pensarán dos veces, ya que sabrán de antemano que serán grabados y, posteriormente, identificados».

Rosa López. 29 años.

«Vi un atropello y gracias a una cámara lo identificaron. Es una medida de seguridad para los que no vamos metiendo bulla. Si no haces el gamberro, no vulneran la intimidad de nadie».