Un terremoto de 3,7 grados en la escala Richter azotó ayer la costa gallega. El epicentro estaba en el mar, frente a Corrubedo, y el seísmo se sintió con intensidad 3 en la localidad de Santa Uxía de Ribeira y con 2 en Boiro. La réplica alcanzó incluso A Pobra y Porto do Son. No hubo daños personales ni materiales, pero fue uno de los temblores más importantes registrados últimamente en los sismógrafos del Instituto Geográfico Nacional. Hace poco más de un año se registró otro terremoto de intensidad 6,1 a unos 200 km del cabo luso de San Vicente.