Tres de cada diez alumnos de secundaria terminan dejando los estudios. ¿Tiene remedio el fracaso escolar? Lo que hace falta es disciplina y no el permisivismo que hay hoy en día hacia los jóvenes, a los cuales se les permite todo. Jsc.

Cuanto más se aprieta al alumno, más se le va a sacar. No es cuestión de inteligencia, sino de dedicación. También ayudaría que a los profesores se les hiciesen pruebas orales y escritas para calibrar su facilidad para explicarse. Panocho.

El problema recae principalmente en la poca motivación. Si un alumno prevé que va a tardar años en obtener una carrera para acabar en el paro o para cobrar poco más o menos lo que sus compañeros que no tienen estudios, ¿para qué van a estudiar? Eso requiere un esfuerzo. Indignado.

Las cosas ya estaban bien con la EGB. ¿Por qué hubo que cambiarlo? Era una buena idea que quien no quisiera estudiar se fuera a trabajar o a hacer un módulo con 14 años y no estar obligado a seguir estudiando sin querer hasta los 16. Con esto se fomenta el gamberrismo que tanto vemos en los institutos. Además, los que no quieren estudiar fastidian siempre la buena marcha a los que sí quieren. JyQ2.

Los dos mayores problemas son muy simples: la dejadez de los padres y falta total de disciplina, gracias a que los profesores tienen las manos totalmente atadas. El enano rumbero.

Un test no es un juego a cara o cruz. Hay que tener claro cómo enfrentarse a los exámenes de este tipo. Cuidado con los test. Pueden ser fáciles, pero si un profesor se lo propone, pueden ser el mayor de los infiernos. Yehaaaa.

Como opositor y con unos cuantos test a mis espaldas, añadiría una puntualización: cuidado con las preguntas que utilizan la doble negación. Xavi.

Los test son lo peor, sobre todo los de la universidad. Los profesores se lo pasan pipa... Jou.