Hoy no puedo ir a currar
Los sindicatos dicen que es una situación que deriva de condiciones laborales que hay que revisar. (Luis Frutos)

Cada asalariado falta al trabajo en España una media de algo más de 60 horas al año. De ellas, 43 se deben a enfermedades o accidentes, según la Encuesta de coyuntura laboral, del Ministerio de Trabajo, que no contabiliza las bajas de menos de 15 días, por lo que la cifra real es aún mayor.

A todos los agentes sociales les interesa minimizar el absentismo laboral
El absentismo laboral es una costumbre que
genera pérdidas de miles de millones y para el que se dan variadas explicaciones.

Los sindicatos dicen que es una situación que deriva de condiciones laborales que hay que revisar.

Mientras tanto, los empresarios piden más herramientas legales para controlarlo y se quejan de la dificultad de extinguir el contrato por faltas de asistencia.

Extinción de contrato

El Estatuto de los Trabajadores establece que la ausencia del trabajador en su puesto puede constituir una causa objetiva de extinción del contrato.

Para ello debe darse alguna de estas situaciones: que las faltas lleguen al 20% de las jornadas en dos meses consecutivos o que sean del 25% en cuatro meses discontinuos en un periodo de 12 meses.

LOS DATOS

Tipos.- Hay absentismo por causas justificadas –incapacidad temporal, baja por maternidad u otro permiso legalmente reconocido...–; por causas injustificadas –retrasos en la entrada, ausencia en la jornada completa...–. Se habla de un tercer tipo de absentismo que no implica ausencia: cuando el trabajador dedica parte de su jornada a tareas ajenas a sus funciones.

Causas.- Existen multitud de factores que explican el absentismo: por enfermedades o accidentes, por problemas familiares que deben atender. Pero también hay quien finge o exagera. Una fiebre súbita, un triste fallecimiento y hoy me quedo en casa.

Cómo combatirlo.- A todos los agentes sociales les interesa minimizar el absentismo laboral. Las medidas para ello van desde las técnicas de control y vigilancia de los trabajadores hasta las fórmulas para mejorar el clima laboral y motivar al empleado.

EN PRIMERA PERSONA

Inmaculada Montoro 28 años.

«A veces es inevitable faltar al trabajo y no se puede justificar de ninguna manera. Has salido de noche y tienes una resaca de muerte, ¿qué cuentas? Conozco mi trabajo y sé cuándo me puedo permitir hacer cosas de esas. Creo que los jefes son conscientes y lo toleran siempre que se haga con responsabilidad, porque cuando hay que estar ahí más tiempo, se está. A veces pasa lo contrario, estás realmente enfermo, llamas para decir que no puedes ir, pero sabes que nadie se lo va a creer».