Tras una «dura y tensa» negociación los trabajadores de la compañía Cespa, concesionaria del servicio de recogida de basura y limpieza viaria en A Coruña, acordaron ayer, casi por unanimidad, desconvocar la huelga indefinida que habían convocado para pedir una subida salarial. «Polo ben de todos ratificouse a proposta da empresa», explicó Alberto López, portavoz del comité. A su juicio «chegouse a donde se podía e os traballadores saimos beneficiados coa proposta». Cobrarán el IPC más el 3% durante el primer año, que subirá al 4% los tres siguientes que esté en vigor el convenio.