El cuerpo que queríamos
Las mujeres gaditanas ya no quieren vivir en la mente de un maniquí. JOSÉ GARCÍA JOSÉ GARCÍA

En Galerías Lluch, una firma de moda autóctona que lleva décadas afincada en Cádiz y que ha sabido resistir al empuje de las tiendas de Inditex en el casco histórico, ya tenían hecho parte del trabajo antes de que el Ministerio de Sanidad realizara su último estudio antropomórfico y ajustara las tallas de las prendas de vestir a las medidas y formas reales de la mujer española.

Las personas anoréxicas y/o bulímicas son muy autocríticas y perfeccionistas, tienen baja autoestima y nivel cultural

En determinadas prendas siempre han estado especializados en tallas difíciles, y así en vaqueros, ésta es una de las pocas tiendas de la ciudad donde las gaditanas podían encontrar hasta la talle 56.

Así lo explica a 20minutos.es el encargado de la tienda ubicada en la calle Ancha, Joaquín Lluch. Que a diferencia de Zara (perteneciente al referido gigante gallego, Inditex) piensa seguir utilizando los mismos maniquíes y prácticamente el mismo tipo de escaparatismo. "Claro que utilizamos el maniquí y lo ponemos ideal para engañar a la gente. Pero luego la prenda, si la quieres, te tiene que quedar bien", apunta.

Con todo, la medida adoptada por el Ministerio de Sanidad le parece adecuada porque no ha venido sino a poner orden donde antes había una disparidad de tallajes según el fabricante, si era la línea clásica o joven, etc. "Bien está, pero siempre habrá mujeres a la que no le estará bien nunca la nueva forma de cilindro, porque es mucho más ancha de caderas que de hombros, por ejemplo", continuó el experto comerciante.

A Mamen Ruiz, una gaditana de 29 años que acaba de tener su primer hijo, lo de ajustar los tallajes a la realidad corporal de la nueva mujer española le parece la mejor de las ideas del mundo: "Me parece muy bien. Vengo de probarme unos pantalones y la mayoría son demasiado bajos de talle y excesivamente estrecho. No son para mí. Antes de parir tenía la talla 38 y ahora casi me cuesta cerrarme una 40".

María de los Santos López es otra gaditana de 38 años que confiesa que ha llegado a tener problemas psicológicos a cuenta de la talla. "El proyecto del Ministerio es lo que estábamos esperando las que somos gorditas. No soy tan mayor, y todas las tallas grandes que se pueden encontrar es de ropa para personas mayores, que a ti te envejecen muchísimo. Espero que todo esto se solucione", continuó exponiendo.

No evitará por si sola la anorexia y la bulimia nerviosa

Especialista en Medicina Preventiva de la Fundación para la Investigación del Hospital Puerta del Mar.

Sin embargo, este periódico ha consultado también la opinión de la doctora Inmaculada Failde, especialista en Medicina Preventiva que desarrolla en el marco de la Fundación para la Investigación del Hospital Puerta del Mar, una ambiciosa investigación para determinar los factores que intervienen en la calidad de vida de las personas afectadas por anorexia y/o bulimia nerviosa.

Failde entiende que maniquíes y tallas más realistas y menos ideales puede ayudar a que determinadas personas sean menos vulnerables a los estereotipos publicitarios y no caigan en la patología. Aunque como ha defendido siempre esta especialista, para padecer un cuadro anoréxico o bulímico, tiene que haber, además de estos estímulos ambientales, otras predisposiciones, que a veces responden a una base genética.

Así, las personas anoréxicas y/o bulímicas suelen ser muy autocríticas, presentan baja autoestima, tendencia desmesurada al perfeccionismo, la austeridad y suelen responder a un nivel cultural alto.

Según estudios epidemiológicos de ámbito general, suele afectar a entre un uno y un cuatro por ciento de la población, y a cada vez más varones.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ.