Desde el sindicato indican que los efectivos destinados a la Unidad de Familia y Mujer de Policía Nacional han disminuido en los últimos años, mientras que el número de mujeres a proteger "no ha hecho más que aumentar".

"Este grupo especializado que viene asumiendo los casos que entrañan mayor dificultad -los valorados de riesgo bajo son traspasados a Policía Local- se ve desbordado, sin apenas posibilidad de cubrir cuantos servicios tiene encomendados", señala el sindicato en una nota.

La situación de esta unidad en Motril resulta "igualmente inasumible", según el SUP, que indica que la "sobrecarga de trabajo y de casos que gestionar, tanto en la vertiente de investigación como en la de protección, origina habitualmente que sean los policías de la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano (ODAC) quienes tengan que paliar en la medida de lo posible este déficit de personal".

Estas circunstancias, agravadas más si cabe en época vacacional, hacen en opinión del Sindicato Unificado de Policía que resulte inasumible a corto plazo, continuar ofreciendo unos servicios mínimos de forma eficiente.

Por ello, instan a los responsables políticos y policiales a que de forma urgente se active la Cláusula Tercera del Acuerdo de 19 de marzo de 2018 de la Secretaría de Estado de Seguridad, en la que con motivo del acuerdo de equiparación salarial se estableció destinar una partida presupuestaria para incentivar el reingreso del personal de Segunda Actividad sin destino servicio activo.

Igualmente, y mientras esta medida sea puesta en marcha, se solicita que contemple el abono de horas extraordinarias a los integrantes de la plantilla de Policía Nacional destinados en la provincia de Granada, con el fin atenuar los efectos de "esta falta de personal en todos los servicios policiales".

Consulta aquí más noticias de Granada.