La Fundación Ibercaja inaugura este miércoles, 16 de enero, la exposición 'Álbum de Pompeya de Bernardino Montañés', que compone de una serie de acuarelas del artista zaragozano que son el testimonio arqueológico y también artístico de los restos de la ciudad de Pompeya.

La muestra podrá visitarse hasta el 1 de febrero, de lunes a viernes, de 19.00 a 21.00 horas, con entrada libre, en la Escuela de Artes y Oficios de Teruel. Las obras forman parte del patrimonio de Fundación Ibercaja, ha informado esta entidad en una nota de prensa.

El acto de inauguración tiene lugar a las 19.00 horas y a él asistirán la alcaldesa de Teruel, Emma Buj; el director general de Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo; la jefe del Área de Cultura de Fundación Ibercaja, Inés González Tejedor, y el director de Ibercaja Teruel, José Luis Torán.

La muestra exhibe 71 láminas realizadas en 1849 cuando Bernardino Montañés (1825-1893), pensionado en la escuela de Roma, viajó a la ciudad de Pompeya y creó un álbum de acuarelas que regaló a su maestro Federico Madrazo.

El propio autor seleccionó estas obras de entre sus trabajos realizados del natural y copia de otros pintores sobre Pompeya y las encuadernó bajo el epígrafe 'Álbum de Pompeya'. En estas estampas, ofrece una minuciosa reproducción de edificios, paisajes y elementos arquitectónicos que han permitido a los especialistas en Arqueología e Historia del Arte hacer análisis académicos del yacimiento.

ORDEN CRONOLÓGICO

Las obras se exponen en el orden cronológico dispuesto por el artista y tal como figuraban ordenadas en el álbum original, y están acompañadas por explicaciones que aproximan al espectador al espíritu con el que fueron realizadas por el pintor, que pretendía divulgar con amenidad los hallazgos de una ciudad romana que fue sepultada por el volcán Vesubio en el siglo I.

Pompeya fue excavada por primera vez en 1748 por el zaragozano Roque Joaquín de Alcubierre, ingeniero militar destinado en Nápoles, que también descubrió las ruinas de Herculano.

El hallazgo de Pompeya obligó a un cambio radical en el concepto que hasta entonces se tenía de la excavación arqueológica, en la que sólo interesaba conseguir piezas artísticas ricas. En Pompeya, se podía contemplar la vida romana tal y como fue en su tiempo, algo que ha permitido un conocimiento histórico insospechado, convirtiendo a la mítica ciudad en arquetipo de la Arqueología Clásica.

BERNARDINO MONTAÑÉS

Bernardino Montañés fue muy apreciado y solicitado por la sociedad zaragozana de su tiempo. Al regreso de su pensionado en Roma, fue profesor en la Escuela de Bellas Artes de Madrid hasta que en 1859 regresó a Zaragoza como profesor y secretario de su Escuela de Bellas Artes. También desempeñó una importante labor como conservador del Museo Provincial.

Dejó una abundante obra artística, sobre todo especializada en el género religioso. En este ámbito, destaca por su carácter monumental la decoración de la cúpula central de la Basílica del Pilar, donde realizó entre 1870 y 1872 los bocetos de las pechinas y de seis de los plafones, contando para su ejecución pictórica con la colaboración de otros pintores aragoneses.

Consulta aquí más noticias de Teruel.