Así las cosas, según han confirmado fuentes policiales, se ha determinado la inexistencia del delito de violación o cualquier tipo de agresión sexual, al no existir indicios suficientes.

Los hechos se remontan al pasado día 13 de enero, sobre las nueve y cuarto de la noche, cuando la mujer, de unos 40 años, se desplazó al servicio de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), manifestando ser víctima de una agresión sexual.

Una dotación de la Policía Nacional perteneciente a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, se desplazó hasta el hospital para entrevistarse con la agredida, y ella les manifestó entonces que había sido violada y golpeada, pero que no podía precisar datos del autor ni de como se habían producido los hechos.

A partir de ese momento, se activó el protocolo de actuación para este tipo de situaciones, personándose en el lugar miembros de la Policía Científica. No pudieron en ese momento tomar declaración a la víctima por su estado de ansiedad y aturdimiento, siendo acompañada a su domicilio por un vehículo policial.

Las investigaciones posteriores se desarrollaron por parte de los funcionarios adscritos a la Unidad de Familia y Mujer (UFAM), quienes realizaron diferentes diligencias para el esclarecimiento de los hechos. Se entrevistaron con potenciales

testigos y se desplazaron al lugar del suceso para determinar los posibles rastros o pistas que pudieran ser concluyentes en el delito. Finalmente, ante el testimonio de la mujer, el caso ha sido archivado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.