María Escoté
María Escoté, diseñadora y parte del jurado de 'Maestros de la Costura' TVE

Es pasión, naturalidad y vocación. Es una explosión de color, de creatividad y de sinceridad y a la vez, su mejor modelo. María Escoté es una de las diseñadoras españolas más influyentes y también una auténtica revelación como miembro del jurado de Maestros de la Costura, el concurso de La 1 que regresa este miércoles con su segunda temporada (22.40 h) y en que comparte la labor con el consagrado Lorenzo Caprile y Palomo Spain.

¿Cuales son las novedades de esta temporada?
Una de las mayores es que los miembros del jurado nos bajamos a coser, nos ponemos al nivel de los aprendices, de forma que cada semana uno de nosotros realiza una de las pruebas o los retos que ellos pasan.

¿Y qué tal lo han llevado?
En el primer programa me toca a mí hacerlo y lo afronté con muchos nervios, con mucha ilusión, pero sobre todo pensando que es algo bonito y que es importante que el jurado recordemos y nos pongamos en la misma situación que los aprendices.

¿Qué tal ha visto a los nuevos concursantes?
Estamos encantados con los nuevos aprendices, la mayoría traían un buen nivel de costura y han hecho pruebas maravillosas.

¿Ha habido alguien peleón como el año pasado?
Bueno, odio las comparaciones, porque cada persona es un mundo, pero sí ha habido un aprendiz muy tozudo, algunos con más carácter y han tenido sus cosas como pueden suceder en cualquier taller. Pero se han tomado muy en serio todos los consejos que hemos dado y en eso han sido muy obedientes.

¿Suele empatizar con ellos?
Sí, aunque intentamos hacer un ejercicio de distancia, porque al final tenemos un trabajo en el que tienes que juzgar su labor y has de ser distante para que no te influencia nada, para que no se meta lo personal. Pero es inevitable, pasamos muchas horas y vivimos muchas experiencias junto a ellos y acabas cogiéndoles muchísimo cariño.

Después de dos temporadas, ¿han cogido manías unos de otros los miembros del jurado?
Al contrario, al conocernos más cada uno ha encontrado su espacio y su hueco y hemos hecho hincapié en lo que cada uno es importante.

¿Y qué es lo importante para usted?
La personalidad, la creatividad, el arriesgar, aunque a veces no sea tan perfecto en lo técnico.

Y que le quiten los hilitos...
(Risas) Casi no he tenido que decirlo este año, apenas un par de veces.

¿Ha notado más afición por la costura?
Sí y es una de las cosas por las que más contentos estamos los compañeros. De repente vuelve a apetecer aprender el oficio de la costura. Nos escriben un montón de niñas y niños que quieren aprender el oficio. Las máquinas de coser vuelven a venderse en los supermercados en un lugar importante y de hecho este año hasta hemos visto en la televisión un anuncio de máquinas de coser con un hombre cosiendo. Hacía años que no veía anuncios de máquinas de coser. Estamos mostrando lo que es el oficio y ha vuelto a apetecer aprender modistería.

A priori nadie habría dicho que la costura podría ser material televisivo...
Era arriesgado e incluso nosotros mismos teníamos dudas sobre cómo podría hacerse este formato, pero Shine Iberia, la productora, ha hecho un gran trabajo y hemos podido ver cómo es la realidad de un taller en Televisión Española.

Si tuviera que ver un concurso como el suyo, pero de otra profesión, ¿cuál elegiría?
Como soy una apasionada del diseño y del arte me encantaría verlo de diseño, que lo vamos a ver dentro de poco en Maestros de la reforma y me encantaría verlo de artistas, pintores, escultores, Maestros del arte.

¿La costura es un arte?
No, para mí es una profesión. Hay prendas maravillosas que se pueden considerar joyas e incluso arte, pero son palabras mayores. Es un oficio y una profesión.

¿Cuál es el límite entre lo atrevido y lo hortera?
Soy muy fan de una frase de Picasso que decía que el buen gusto es el primer enemigo de la creatividad. A mí lo hortera me fascina y los límites no me gustan nada, ni en mi vida diaria ni en mi profesión. Y sobre todo no me gustan los límites en un trabajo creativo y vestirse lo es, te pones algo según cómo te sientes cada mañana y según lo que quieres reflejar.

¿Qué es lo fundamental al vestir?
Lo importante es que te vistas como te sientas bien. Las listas de las mejor vestidas no me apetecen nada.

Entonces, ¿puede haber alguien mal vestido?
Es verdad que hay protocolos, eventos y dress codes (códigos de vestimenta), aunque a mí me encanta saltármelos. Hay gustos diferentes y es verdad que hay gente más estilosa, pero para quien para mi puede ir mal vestido a lo mejor a ti te encanta.

¿Qué es lo mejor y lo peor de dedicarse a la moda?
Es un oficio maravilloso, pero es muy duro y hay que ser muy constante. La industria de la moda en España es muy dura y muy difícil, pero es verdad que se compensa con amor, con pasión, con respeto por la profesión y con ganas de aprender y de evolucionar. Y si has nacido para ésto y es lo que te hace feliz no debes dejar de trabajar nunca.

En la cocina suele haber rivalidad entre la cocina tradicional y la de vanguardia. ¿Pasa lo mismo en la costura?
Sí, aunque miramos mucho para atrás, hacia lo clásico y hacia la historia de la moda para evolucionar y para ir hacia adelante. La mayoría de modistas, diseñadores y marcas mezclan lo clásico con lo contemporáneo y hacen fusiones o desconstrucciones.

¿Qué es lo menos vanguardista que tiene en su armario?
Muchas cosas, porque soy una apasionada del vintage y tengo bastantes prendas y un pequeño archivo. También tengo más vanguardistas que voy comprando, prendas icónicas que voy comprando y que a lo mejor no llego a estrenar.

¿Cómo cuales?
Pues por ejemplo la colección de Balenciaga con Nicolas Ghesquière de los robots, pues tengo las sandalias y la camiseta icónica o de la primera colección de Belmont para Balenciaga tengo las zapatillas y el bolso... las compro más que nada porque son cosas que han sido importantes en el mundo de la moda.

¿Hasta dónde se puede acumular ropa en una casa?
Yo soy de las que si abres mi armario tengo las prendas de la temporada, porque trabajo con eso, vestirme cada día forma parte de mi profesión. Además, en los últimos años he aprendido a deshacerse de las cosas materiales y al final la ropa es algo material. Hacer una buena limpieza en tu armario y tener las prendas que te vas a poner es algo que funciona y ayuda, aunque a lo mejor es mi visión como profesional.

Una diseñadora creativa y rompedora como usted, ¿cómo ve a quienes nos agobiamos combinando un vaquero con una camiseta?
Pues lo entiendo perfectamente. Vestirte es algo que tienes que hacer todos los días, algo para sobrevivir. Lo haces por cubrir una necesidad y lo respeto, es normal que no quieras dedicarle más tiempo a tu look diario. Si todo el mundo hiciera ese ejercicio yo no tendría trabajo, me va bien que no lo hagas (risas).