Chang'e
Módulo de alunizaje de la misón Chang'e 4, posado sobre la cara oculta de la Luna CNSA/Xinhua

China anunció este lunes su intención de continuar ampliando su programa de exploración espacial con una misión de recogida de muestras lunares a lo largo de este año y otra en 2020 con el objetivo de explorar Marte por primera vez, según las informaciones trasladadas por el subdirector de la agencia espacial China, Wu Yanhua.

Despés de que la sonda china Chang'e 4 alunizara exitosamente el pasado día 3 en la cara oculta de la Luna por primera vez en la historia, Pekín planea transportar a la Tierra fragmentos del satélite a bordo de la Chang'e 5, prevista para finales de 2019.

Estas muestras llegarían nuestro planeta en 2020, la misma fecha para la que está prevista "la primera misión de exploración de Marte". Ambas misiones (tal y como aprovechó para recordar Wu) están abiertas a la participación de capital internacional.

Otras de las próximas misiones, en especial la prevista Chang'e 8, tratarán de probar "tecnologías clave" y "llevar a cabo exploración preliminar" de cara a la construcción de una base científica en la Luna en el futuro para la que Wu, no obstante, rechazó dar plazos.

Tampoco quiso detallar fechas para una posible misión tripulada a la Luna, un supuesto "que están estudiando científicos chinos", pero que por ahora está "en fase de investigación y aún no en la de toma de decisiones".

La Agencia ha destacado, sobre la Chang'e 4, que su ingeniero jefe, Sun Zezhou, minimizó las dificultades del terreno con las que se podía topar el vehículo explorador en la cara oculta de la Luna, ya que la fotografía de 360 grados publicada el pasado viernes por la ANEC mostraba un terreno salpicado de cráteres. "Si hay obstáculo delante, el vehículo se detendrá y buscará otro camino de manera autónoma. Además, debería poder adaptarse de manera fácil a los obstáculos y las subidas", afirmó.

La Chang'e 4 incluye un módulo de alunizaje y un vehículo explorador, llamado Yutu 2, un nombre que para la mitología china se identifica con el conejo de jade de la diosa Luna, Chang'e. La sonda tardó cerca de un mes en llegar a su objetivo: fue lanzada el pasado 8 de diciembre, entró en órbita lunar cuatro días después y efectuó su alunizaje el pasado día 3 a las 10.26 hora de China (02.26 hora GMT).

El programa Chang'e comenzó con el lanzamiento de una primera sonda en 2007, y desde entonces se han llevado cuatro aparatos más a la Luna.