Gorka Urtaran
Gorka Urtaran AYTO. VITORIA - Archivo

El alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran (PNV), ha denunciado que los comentarios racistas del ciudadano que presumió ante una mujer de raza negra de llevar "20 años matando gente como tú" pueden constituir un delito de odio y resultan "intolerables".

Urtaran se ha referido de esta forma, en declaraciones a los medios de comunicación, al incidente registrado este pasado miércoles en un autobús urbano de la capital alavesa.

El vídeo del altercado ha sido difundido por su autora a través de las redes digitales. La grabación se inicia con la discusión que mantienen el conductor de un autobús municipal con una pasajera que acaba de acceder al vehículo junto a sus dos hijas, de corta edad.

El chofer recrimina a la mujer, de raza negra, que haya entrado en el autobús sin haber plegado antes el patinete que llevaba con ella, lo que, al parecer, no está permitido por la normativa.

En el transcurso de la discusión, la mujer argumenta que plegará el patinete una vez se instale en el vehículo, con el fin de no dificultar el acceso de otras personas que también quieren acceder al transporte público.

INSULTOS Y AMENAZAS RACISTAS

Además, argumenta que una de las niñas que la acompaña tiene "necesidades especiales". La autora del vídeo explica en él que la menor sufre algún tipo de patología mental. En un momento dado, en el vídeo se escucha la voz de un pasajero que, dirigiéndose -al parecer- a la mujer negra afirma lo siguiente: "soy militar; llevo veinte años matando a gente como tú".

Aunque no se pueden apreciar en el vídeo, la autora del mismo afirma, a través de textos añadidos a la grabación, que la mujer también sufrió otros insultos y amenazas, como "inmigrantes de mierda, hijos de puta"; "asco me dais, putos negros", "vete a tu puto país"; o "porque eres mujer, que si no, te daba".

La autora de la grabación asegura, además, que la mujer abandonó finalmente el autobús, llorando, y que en un vehículo lleno de viajeros, solo ella y otra persona apoyaron a esta persona.

El alcalde ha considerado que los comentarios realizados por alguno de los usuarios del autobús es algo "muy grave" e "intolerable", y que puede constituir incluso "un delito de odio".

En el caso del conductor, ha afirmado que aunque "quizá no actuó de la forma más afortunada", su comportamiento no constituyó "infracción" alguna de la normativa, por lo que no será sancionado.

Consulta aquí más noticias de Álava.