Gran Vía
La Gran Vía, arteria principal de Madrid Central, presentaba este miércoles niveles de tráfico fluido.  JORGE PARÍS

La contaminación en la ciudad de Madrid por dióxido de nitrógeno (NO2), sustancia química que procede fundamentalmente de la combustión de los motores diésel de los coches y las calefacciones, no mejoró sus niveles durante el pasado diciembre, el primer mes de funcionamiento de Madrid Central, la principal medida puesta en marcha esta legislatura por el Ayuntamiento para restringir el tráfico privado y mejorar la calidad del aire en la capital.

Con la gran área de prioridad residencial para el distrito Centro en marcha, los valores de NO2 empeoraron ligeramente. Según datos facilitados en un informe por Ecologistas en Acción y cifras del propio Ayuntamiento, entre el 1 y el 31 de diciembre del año pasado, se registraron de media en las 24 estaciones de la red de medición municipal hasta 54 microgramos por metro cúbico frente a los 53 del mismo periodo del año anterior (+1,8%). En 2017 también hubo restricciones al tráfico en algunas zonas del centro durante diciembre, aunque no se aplicaron todos los días.

Hasta 13 estaciones de la red (ver tabla) ofrecieron cifras mayores de contaminación. Incluso la estación de la Plaza del Carmen, la única de la red local que se encuentra dentro de Madrid Central, mostró datos algo peores. Los datos también indican valores superiores de NO2 en algunas estaciones situadas en zonas colindantes a la gran área de prioridad residencial como Plaza de España o Cuatro Caminos, produciendo así el temido 'efecto frontera' (el desplazamiento de la polución del centro a zonas limítrofes). Por contra, en otras estaciones cercanas como Méndez Álvaro o Fernández Ladreda la polución desciende.

Valores medios de NO2 en diciembre entre 2013 y 2018

Detrás de estas cifras hay un factor que es imposible de controlar: la meteorología."Diciembre es un mes especialmente propenso al aumento de la polución. A las situaciones anticiclónicas con temperaturas muy bajas que bloquean la circulación del aire se une el ajetreo propio de las fechas navideñas. En 2018 ha sido un mes adverso para la contaminación por la buena climatología", ha explicado Juan Bárcena, coordinador de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción, que ha destacado que el protocolo anticontaminación se activó hasta en cuatro ocasiones.

Bárcena ha valorado de forma positiva los datos del primer mes de Madrid Central, aunque subrayó que aún es pronto para hacer un balance: "Un mes es un tiempo muy corto. Habrá que esperar al menos un año. Además, Madrid Central está en un periodo informativo y a largo plazo está previsto que se vayan endureciendo las restricciones. En 2020, ningún vehículo sin etiqueta podrá acceder a Madrid".

El documento de Ecologistas en Acción compara los valores medios de diciembre de 2018 con la media de 2013 a 2016, años en los que no hubo restricciones al tráfico en ese periodo. De esa comparación resulta que los valores de NO2 disminuyeron en 19 de las 24 estaciones y que en el conjunto de la red la reducción de este compuesto contaminante fue del 7,8 %. En el área de Madrid Central, la bajada de la contaminación superó el 20% por detrás de las estaciones de Villaverde (-26,3%) y Tres Olivos (-25,9%).

Consulta aquí más noticias de Madrid.