"Los más de 1.500 millones en los que el Tribunal Supremo tasa los daños ocasionados no llegarán nunca a ser cobrados por las partes demandantes, ya que la aseguradora del barco (London P&I Club) se niega sistemáticamente a asumir su responsabilidad".

"Otra dificultad añadida es el proceso del Brexit, ya que la aseguradora tiene su sede en Londres", recuerda la organización para quien esto hará "muy difícil" que el tribunal europeo "pueda intervenir contra Reino Unido en caso de que ese país deje de pertenecer a la UE".

Tras el fallo del Supremo, afirma también que "parece haberse llegado al final de este tortuoso proceso en el que muchos habían depositado sus esperanzas, pero solo han encontrado decepción y desconfianza en una justicia que nunca ha llevado la iniciativa".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.