Jornadas sobre el Corredor Mediterráneo en València
Ribó, en su intervención en la jornada. AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

El alcalde de València, Joan Ribó, ha reivindicado el Corredor Mediterráneo para "no perder el tren de la sostenibilidad" y porque la ciudad "no quiere ser lo que fue hace 30 años, el semáforo de Europa". En este sentido, ha reclamado la puesta en marcha de la estación intermodal y el "soterramiento adecuado de las vías" en la zona urbana.

Así lo ha manifestado en declaraciones a los medios antes de participar en la apertura técnica de las jornadas organizadas por Ferrmed El Corredor Mediterráneo y su impacto en las redes ferroviarias metropolitanas de los grandes nodos urbanos, junto al presidente de esta asociación, Joan Amorós. También estaba prevista la asistencia de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que finalmente no ha podido asistir por motivos de salud.

Ribó ha explicado que esta jornada tiene como objetivo hablar de la posición de las ciudades en el Corredor Mediterráneo, ya que desempeñan un "papel fundamental" en su "articulación". El primer edil de València ha remarcado que esta infraestructura tiene un "peso muy importante en las mercancías" y el tráfico de viajeros, que "se crean y desarrollan en las grandes ciudades".

Por ello, considera "muy importante analizar el papel del Corredor como articulador de las grandes ciudades" de la zona mediterránea "y evidentemente como articulador también en su conexión en Europa". Bajo esta premisa, ha pedido una "cosa sencilla": "València no quiere ser lo que fue hace 30 años, el semáforo de Europa", en su momento con la "circulación de coches" y "ahora con los trenes".

El alcalde ha hecho hincapié en que València es la "única gran ciudad en estos momentos que no tiene un soterramiento adecuado para los pasos de trenes, junto a Alicante". Ha insistido en que es "imprescindible que el acuerdo que en principio se firmó en 2003 se ponga en marcha seriamente", en referencia al convenio suscrito en ese año para planificar y las obras de soterramiento de las vías del tren a la entrada a València.

"No perder el tren de la sostenibilidad"

También ha indicado que es "imprescindible" articular la estación intermodal para "hacer frente a todas las necesidades", así como que el "túnel de Serrería se prolongue hasta la salida de la zona de Nazaret para poder desarrollar un paso adecuado que conecte con el puerto, con Mercavalencia y Ford".

"El Corredor Mediterráneo, para nosotros, es no perder el tren de la sostenibilidad en unos momentos que hablamos tanto de esto. En la sostenibilidad, el primer elemento fundamental es el transporte, pasar de un transporte basado en los combustibles a uno basado en la electricidad. Lo debemos hacer desde las ciudades pero, sobre todo, a nivel de Corredor Mediterráneo, a nivel de transporte eléctrico y de tren", ha manifestado.

Ribó ha abogado por un "Corredor Mediterráneo articulado desde las ciudades y que València deje de ser la ultima gran ciudad española sin tener un soterramiento adecuado de sus vías".

Estudios sobre el desdoblamiento para 2021

Para el presidente de Ferrmed, València es la "gran capital del Corredor Mediterráneo en la Península Ibérica". "No podemos de ninguna manera permitir que, año tras año, se vaya atrasando las fechas. A primeros de año, se hablaba de tener el ancho internacional hasta Murcia para 2020. En Barcelona, en septiembre el ministro ya dijo que 2021, ya es un año más tarde. Las obras, que lógicamente tienen que venir de norte hacia sur, se acaban de empezar. Tenemos que empujar fuerte para que esto se acabe", ha aseverado.

Amorós ha recalcado que no se puede "permitir" que en 2021 "solamente se tenga un apaño" y que el "ancho internacional de una forma más o menos precaria pueda llegar hacia el sur". En este sentido, ha instado a "exigir que para 2021 tengamos todos los estudios técnicos terminados para el desdoblamiento de la línea" y que "haya un estudio completo de todo el desarrollo del Corredor Mediterráneo tal como se había hecho en 2011 por parte del Ministerio de Fomento y que luego quedó totalmente aparcado".

"Poner en práctica esto siempre son nueve o diez años, y si no lo tenemos hecho, el semáforo rojo lo tenéis garantizado", ha advertido."Con el cambio de gobierno, se dijo que esto era un proyecto faraónico y estos 51.000 millones que había que invertir en el Corredor, incluyendo las líneas de alta velocidad, se ha quedado en unos 30.000 o menos, con lo que nos quedamos sin desdoblar las líneas", ha recriminado.

Se ha preguntado "por qué en la zona donde está el 50% de la actividad económica no vamos a tener doble línea" y ha rechazado que "solamente" se opte por "la solución más o menos apañada del tercer carril".

Según ha destacado, entre València y Barcelona circulan diariamente alrededor de 18.000 camiones. "¿Cómo se puede pensar que tengamos que aguantar todo este tráfico? Como no tenemos tren, todo va por la carretera y entonces es insostenible totalmente", ha lamentado.

En esta línea, el responsable del lobby por el Corredor Mediterráneo ha reivindicado que "en València haya una gran estación intermodal donde podamos poner los camiones en el tren, para las largas distancias", "a efectos de sostenibilidad". "Del mismo modo que ponemos los camiones en los barcos para ir desde València a Baleares, tenemos que ponerlos para ir a Frankfurt", ha subrayado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.