Mikel Otero
Mikel Otero EH BILDU - Archivo

El Gobierno Vasco (PNV-PSE) y EH Bildu han llegado a un acuerdo para la aprobación de la Ley de Sostenibilidad Energética de Euskadi, una norma que, según ha destacado la formación soberanista, obligará a las administraciones públicas a reducir su consumo de energía en un 35% para 2030, y que incluirá la creación de un fondo de 100 millones de euros para financiar las medidas a desarrollar en este ámbito por los diferentes ayuntamientos.

El acuerdo, que garantiza la aprobación de la ley en el Parlamento Vasco, ha sido dado a conocer este viernes por EH Bildu, que ha ofrecido su apoyo al texto a raíz de las "mejoras" que, a través de sus aportaciones, se han introducido en el proyecto inicial.

El parlamentario de EH Bildu Mikel Otero ha explicado, a través de un comunicado, que la aprobación definitiva de la ley por parte del pleno del Parlamento Vasco se producirá el próximo mes de febrero.

"EFECTOS IMPORTANTES"

Otero ha asegurado que esta norma tendrá "efectos prácticos importantes", dado que "garantiza" la financiación necesariapara las inversiones a realizar, y establece medidas para garantizar que las administraciones públicas ejecuten las actuaciones a desarrollar.

El parlamentario ha destacado el carácter vinculante de la ley, que obligará a las administraciones públicas de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa a que, cada una en su ámbito, reduzcan su consumo de energía en un 35% para 2030, porcentaje que deberá llegar al 60% para 2050. "Si no hubiera sido por EH Bildu, se corría el riesgo de que se aprobara una ley puramente testimonial, sin valor práctico real", ha manifestado.

RENOVABLES Y AUTOCONSUMO

El texto establece que en las licitaciones para lacompra de electricidad, las administraciones deberán exigir a las compañías energéticas que el 100% de la energía adquirida sea de origen renovable.

La ley también aborda el autoconsumo, y obligará a las administraciones a disponer de las instalaciones precisas para que en 2030 se autoabastezcan, al menos para el 32% de su consumo, con energías de fuentes renovables.

Asimismo, a partir de 2020, el 100% de los vehículos que compren las administraciones deberán utilizar combustibles alternativos, una exigencia que desde ese mismo año habrán de extender a la renovación de la flota de vehículos para el transporte de servicio público por carretera.

Además de estas medidas, y a propuesta de EH Bildu, la ley recoge

expresamente el compromiso del Gobierno Vasco de crear en sus presupuestos de 2020 un fondo de al menos 100 millones de euros para ayudar a los ayuntamientos en la financiación de las inversiones a realizar para el cumplimiento de la normativa.

"EN LA BUENA DIRECCIÓN"

Los ayuntamientos irán ingresando en ese fondo el dinero que se ahorrarán gracias a las medidas a desarrollar, lo que permitirá seguirfinanciando nuevas actuaciones de sostenibilidad energética.

Otero ha afirmado que esta ley es "un paso en la buena dirección", aunque ha avisado de que su alcance es "limitado", puesto que el consumo energético de las administraciones públicas de Euskadi solo suponen el 3% del consumo total en el territorio.

Además, ha reconocido que la norma "no aborda en su totalidad los cambios necesarios" en el ámbito de la energía para frenar el cambio climático.

Consulta aquí más noticias de Álava.