Artritis reumatoide
Artritis reumatoide POSITIVEFOCUS - Archivo

Cerca de 100.000 murcianos padecen de artritis reumatoide, una enfermedad crónica que en los últimos años ha evolucionado mucho "debido a que el pronóstico precoz y el tratamiento por objetivos mejora la evolución los pacientes".

A esto se une que desde el año 2001 o 2002 han aparecido un número importante de tratamientos biológicos "que han mejorado muchísimo el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes" por lo que "la evolución de la enfermedad en los últimos diez años es espectacular", según ha afirmado el jede de servicio de Reumatología del Hospital virgen de la Arrixaca, Carlos Marras.

Y es que el diagnóstico y tratamiento precoz mejora el pronóstico de la enfermedad, se consiguen mejores resultados en el tratamiento, altera el curso natural de la misma, "porque produce menos discapacidad y alteraciones funcionales y en articulaciones y los pacientes necesitan menos cirugía", por lo que "el pronóstico relacionado con el diagnóstico precoz es indiscutible", además, ha enfatizado, "es una enfermedad en constante evolución, ya que hay mucha innovación sobre la misma".

En una entrevista concedida a Europa Press, el especialista detalla que la prevalencia de la enfermedad en la Región de Murcia, según último estudio de prevalencia de 2002-2003, se encuentra entre el 0,5-0,6 por ciento, siendo una de las enfermedades inflamatorias crónicas más frecuentes.

De tal manera, que cerca de 100.000 murcianos sufren de artritis reumatoide, una enfermedad que afecta a partir de los 30 años, con una mayor prevalencia, pero "discreta", en mujeres que en hombres, aunque no existe un perfil de paciente tipo y es "errónea" la creencia general de que el reuma es una enfermedad de personas mayores, "pues es una enfermedad frecuente en edades más jóvenes".

Una enfermedad que se produce por causas desconocidas con una predisposición genética especial y en la que también intervienen causas ambientales como el tabaco. De hecho, el tabaquismo está asociado a un incremento del riesgo de artritis reumatoide seropositiva (FR y/o ACPA).

Además estudios recientes ponen de manifiesto que el consumo de tabaco puede influir en la expresión clínica de la enfermedad, determinar un curso evolutivo más grave y una mayor destrucción articular.

La artritis reumatoide es la inflamación de articulaciones, habitualmente en manos y pies, aunque puede empezar de otra manera y quitarse y volverse a poner; va acompañado de dolor y rigidez. Esta dificultad de mover articulaciones afecta especialmente por la mañana. En este caso, hay que consultar al médico de atención primaria para, en caso positivo, realizar el diagnóstico y dar comienzo "lo antes posible" con el tratamiento.

Entre las recomendaciones, el jede de Servicio de Reumatología de La Arrixaca habla del abandonado del tabaco, pero también de llevar una vida sana, de ejercicio físico moderado y de seguir una dieta mediterránea.

NUEVOS TRATAMIENTOS

Desde la Sociedad de Reumatología, su presidente el doctor Carmelo Tornero Ramos, insiste en la importancia del tratamiento precoz y los nuevos farmacos para evitar lesiones estructurales en las articulaciones y otros órganos, dado que es una enfermedad sistémica que no solo afecta a las articulaciones,*permitiendo a los paciente tener una mejor calidad de vida.

Entre los tratamientos, la casi totalidad de los pacientes precisan de antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, diclofenaco, eterocoxib, naproxeno*), analgésicos como el paracetamol o el metamizol y glucocorticoides, que si se toman de la forma indicada por parte de su reumatólogo los pacientes tendrá menos posibilidades de presentar efectos secundarios como consecuencia de su consumo.

A estos se suman otros tratamientos ya mas especifico de esta patología, los fármacos modificadores de la enfermedad (FAME) como el metrotexato (MTX) que necesitan de un mayor control por parte del reumatólogo con visitas y controles analíticos cada dos o tres meses, y cuya característica principal es que frenan la enfermedad para prevenir secuelas estructurales y hacen que el paciente precise de menos dosis de los glucocorticodes, por lo que a veces también los llamamos fármacos ahorradores de corticoides.

Pero hoy día se ha avanzado más en el tratamiento de la artritis reumatoide con los denominados fármacos biológicos, que se administran vía subcutánea o intravenosa, que van contra determinadas señales del sistema inmunológico que intervienen en el daño estructural de la enfermedad (bloquean o inhiben determinadas sustancias que intervienen en la inflamación de una forma especifica).

Estos fármacos no curan la enfermedad por lo que no están indicados en todos los casos de artritis reumatoide solo en aquellos enfermos en los que la patología es mas grave o no se controlan con los anteriormente indicados.

*Son fármacos muy efectivos, pero hay determinados pacientes que no responden a los mismos por lo que hoy día se ha dado un paso más con los fármacos sintéticos (pequeñas moléculas), que se administran vía oral y actúan en el núcleo de la célula inhibiendo, no solo a una única sustancia como los biológicos, sino a varias sustancias perjudiciales para esta patología.

Por último también se encuentran disponibles los tratamiento biosimilares, que como su nombre indica son similares a los biológicos (no genéricos).

Por lo que, asegura en declaraciones a Europa Press, la efectividad de los fármacos es muy buena, no curan de momento, pero la frenamos y reducimos el daño en la estructura de la articulación y evitamos que aparezcan complicaciones en otros órganos, manteniendo a "raya" la enfermedad para que no se produzcan esas secuelas.

El doctor Tornero ha acentuado que ésta es una enfermedad crónica que, aunque se puede frenar, es para toda la vida, como la diabetes o la hipertensión, pero si se controla tiene periodos en las que la enfermedad queda como "dormida" (en remisión) permitiendo al enfermo necesitar menos tratamientos y llevar una mejor calidad de vida.

Tras lo que ha querido destacar factores de riesgo que están muy relacionados con esta patología, como es el caso del tabaco, recomendando su abandono; así como al hecho de que la mayoría de los pacientes de esta enfermedad no están mentalizados con que tienen que tomar los medicamentos que existen contra la misma.*

Sin embargo, destaca el presidente de la Sociedad Murciana de Reumatología que "sí están mentalizados a tomarse el medicamento de la tensión arterial por miedo, por ejemplo, a una trombosis", debido, a su parecer, a esas "leyendas urbanas que hay de que los fármacos del reuma en general estropean el estómago", siendo reacios a tomar los medicamentos de forma adecuada.

En resumen, "hemos avanzado mucho", de hecho, "antiguamente los pacientes quedaban en silla de ruedas o con mas prótesis articulares o con complicaciones sistemicas" porque el tratamiento era muy pobre y menos efectivo, además el control de la enfermedad es mayor, "gracias a ello ya no se ven tantas complicaciones importantes, algunas mortales".

Por lo que, afirma el doctor Carmelo Tornero, "probablemente haya cura" pero "falta mucho porque no todas las artritis reumatoides se comportan igual y unas responden mejor que otras al tratamiento lo que indica que su mecanismo patogénico es distinto" y "no debemos olvidar que es una enfermedad sistémica, que afecta a muchos órganos no solo a las articulaciones sino también al pulmón o el riñón, y por tanto puede tener muchas complicaciones", por lo que hoy día el paciente debe seguir las indicaciones de su reumatólogo para su correcto tratamiento.

Consulta aquí más noticias de Murcia.