Llegada del hombre a la Luna
Uno de los astronautas del Apolo 12 camina sobre la superficie de la Luna. NASA

La NASA ha seleccionado a nueve empresas estadounidenses para servicios de carga a la superficie lunar, como paso previo para el estudio científico y exploración humana de la Luna y finalmente, Marte.

Estas compañías podrán ofertar para entregar cargas útiles de ciencia y tecnología para la NASA, incluida la integración de carga útil y las operaciones, el lanzamiento desde la Tierra y el aterrizaje en la superficie de la Luna. La NASA espera ser uno de los muchos clientes que utilizarán estos servicios de aterrizaje comercial.

"Este anuncio marca un progreso tangible en el regreso de Estados Unidos a la superficie de la Luna para quedarse", dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine. "La innovación de las compañías aeroespaciales de Estados Unidos, unida a nuestros grandes objetivos en ciencia y exploración humana, nos ayudará a lograr cosas asombrosas en la Luna y alimentar a Marte".

Las empresas con tecnología de investigación espacial seleccionadas son: Astrobotic Technology, Deep Space Systems, Draper, Firefly Aerospace, Intuitive Machines, Lockheed Martin Space, Masten Space Systems, Moon Express y Orbit Beyond.

La Dirección de Misiones Científicas de la NASA (SMD, por sus siglas en inglés) inició la solicitud de propuestas que llevan a estas selecciones como el primer paso para lograr una variedad de objetivos científicos y tecnológicos que podrían abordarse mediante el envío regular de instrumentos, experimentos y otras pequeñas cargas útiles a la Luna.

SMD sirve como la interfaz de la NASA entre las direcciones de misión de la agencia, la comunidad científica y otras partes interesadas externas en el desarrollo de una estrategia que permita un enfoque integrado para la exploración robótica y humana dentro de la Campaña de Exploración de la Luna a Marte de la NASA.

Los contratos de CLPS (Commercial Lunar Payload Services) son contratos de entrega y cantidad indefinida con un valor de contrato máximo combinado de 2.600 millones de dólares durante los próximos 10 años. La agencia analizará una serie de factores al comparar las ofertas, como la viabilidad técnica, el precio y el cronograma.

La carga útil lunar podría volar en estas misiones contratadas a partir de 2019. En octubre, la NASA emitió un llamamiento a posibles instrumentos y tecnologías lunares para estudiar la Luna, con propuestas para enero. Estas primeras misiones permitirán demostraciones tecnológicas importantes que informarán del desarrollo de los módulos de exploración futuros y otros sistemas de exploración necesarios para que los humanos regresen a la superficie lunar, y ayudarán a preparar a la agencia para enviar astronautas a explorar Marte.

La NASA volverá a examinar periódicamente el mercado privado para conocer las nuevas y emergentes capacidades de entrega lunar, y poder ofrecer a otras empresas la oportunidad de unirse mediante un proceso de contrato denominado en rampa.