El alcalde de Lleida, Fèlix Larrosa, ha declarado este jueves en un juzgado de Lleida que investiga presuntas irregularidades de la Empresa Municipal de Urbanismo (EMU) en 2014, 2015 y 2016, a raíz de la querella presentada por el jefe de la oposición, Toni Postius (PDeCAT), y ha asegurado que tanto él como todos los que han declarado están tranquilos porque "se ha hecho un buen trabajo".

En declaraciones a los medios antes de entrar en el juzgado, Larrosa ha afirmado que las cuentas "están auditadas por terceros, se han sometido a un consejo de administración con presencia de secretaria e intervención y de las que nadie ha dicho que no fueran las que se tenían que aprobar".

"Quiero recordar que hay una junta general que es el pleno de la corporación, que es el que acaba valorando", ha afirmado el alcalde, que ha agregado que él y los tenientes de alcalde que le acompañaban a declarar -Montse Mínguez, Rafel Peris y Xavier Rodamilan- colaborarán al máximo con lo que necesite el juez y la Fiscalía.

Félix Larrosa ha asegurado que la querella "tiene como objetivo desgastar" al equipo de Gobierno y desgastar también la figura del alcalde.

La semana pasada ya declararon en el juzgado que lleva el caso la portavoz de Cs en el Ayuntamiento, Ángeles Ribes, y el concejal del PP Joan Vilella.

Postius presentó en abril una denuncia en los juzgados de Lleida contra personas jurídicas y 12 técnicos y cargos políticos de EMU

por supestas irregularidades en las cuentas y por la presunta comisión de delito societario, falsedad de documento mercantil y tráfico de influencias.

Consulta aquí más noticias de Lleida.