El texto de la Proposición de Ley ha salido adelante tal y como se aprobó en comisión parlamentaria, ya que se han rechazado todas las enmiendas vivas que habían sido presentadas por Podemos, Partido Socialista y Nueva Canarias. La iniciativa legislativa comenzó su tramitación el pasado mes de febrero y, de este modo, sale directamente para su publicación y aplicación.

En el turno de intervenciones, la diputada Esther González (NC) consideró "indignante" que, después de lo que ha costado sacar adelante esta ley, el incremento que el Gobierno de Canarias propone en los presupuestos de 2019 para el primer año de vigencia de la norma sean 19.500 euros, pues eso "va a impedir dar un impulso decidido a la reparación moral de las víctimas".

Manuel Marrero, de Podemos, hizo hincapié en que esta norma surge como una "exigencia" para dar respuesta a las "miles de víctimas" del "golpe militar" de 1936 y aclaró que su grupo ha tenido que votar en contra "con pena" porque es una ley "insuficiente" que no da respuesta al conjunto de demandas de las asociaciones y colectivos de memoria histórica.

La diputada socialista Mª Victoria Hernández deseó que esta norma se ponga en marcha cuanto antes porque, según dijo, "tenemos el deber moral y político de hacer justicia donde todo fue injusticia". De sus enmiendas, resaltó una en la que pedía que el Parlamento de Canarias fuera declarado uno de los monumentos de la Memoria Histórica, pues quiso recordar que fue aquí donde se hicieron los consejos de guerra y se ordenó el fusilamiento de los 19 anarquistas de Tenerife. Además, solicitaba que el 7 de mayo fuera elegido como el día de recuerdo de la Memoria Histórica, coincidiendo con la fecha en la que se encontraron los primeros restos de represaliados canarios.

Por el Grupo Mixto, Melodie Mendoza resaltó que la Ley de Memoria Histórica de Canarias, tal y como su nombre indica, trata de dar reconocimiento y reparación moral de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista, y permite que tras cuarenta años de democracia, Canarias cuente "al fin" con una norma hecha para desterrar el "olvido" y para que las generaciones futuras conozcan una de las épocas más duras de nuestro país.

Miguel Jorge Blanco (PP) indicó que la aprobación de esta ley "debería producir el cierre desde el punto de vista legal y personal de las heridas y no debe ser un motivo para reabrirlas, que es lo que parece que algunos grupos pretenden". Aprovechó su intervención para felicitar el trabajo de las asociaciones de memoria histórica, a quien pidió disculpas porque han tenido "mucha paciencia" ante el trabajo que han tenido que hacer los legisladores.

Por último, la diputada Guadalupe González Taño (CC) resaltó que se ha aprobado una ley que sale del consenso y que es un ejemplo de lo que debería ocurrir en todos los parlamentos de España. Hizo hincapié en que es una buena ley porque recoge medidas concretas solicitadas por las asociaciones y colectivos de memoria histórica, como la eliminación de los monumentos y símbolos franquistas, y que coloca a Canarias entre las comunidades autónomas más avanzadas en la materia.

Por otro lado, afirmó que el Gobierno de Canarias ya está trabajando en el desarrollo de esta ley para que se ponga en marcha cuanto antes y adaptará las partidas al plan de trabajo que exponga la comisión técnica de memoria histórica, de manera que se puedan desarrollar los proyectos que esa comisión establezca.