Gorka Urtaran y Consuelo Ordóñez
Gorka Urtaran y Consuelo Ordóñez COVITE

Como parte de los actos del XX aniversario del Colectivo, se ha llevado a cabo este miércoles una ofrenda floral en homenaje a todas las víctimas del terrorismo y al propio Agustín Ibarrola. Durante el acto han intervenido José Ibarrola, hijo del artista, Javier Urquizu, hijo de José María Urquizu Goyogana, asesinado por ETA el 13 de septiembre de 1980 y miembro de Covite, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran.

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha criticado que San Sebastián y Bilbao "no tengan un monumento como el de Vitoria en honor a las víctimas del terrorismo" cuando la iniciativa que impulsó Covite fue con el objetivo de que "las tres capitales vascas tuvieran un monumento en Memoria de las víctimas".

Por su parte, Urtaran ha destacado que, a lo largo de su legislatura, "se han hecho múltiples homenajes a todas las víctimas del terrorismo" y ha agradecido el trabajo de Covite durante los últimos veinte años y "especialmente durante los últimos meses para que se pueda completar el monumento con los nombres que faltaban".

"MEMORIA"

José Ibarrola, hijo de Agustín Ibarrola, ha asegurado que su padre buscaba que "la Memoria de las víctimas del terrorismo debía ser el referente ético de los lugares públicos para que estos sean lugares de libertad, de pluralidad ideológica y de dignidad". "El nuevo tiempo tiene que estar basada en una Memoria digna", ha añadido.

Finalmente, Javier Urquizu ha agradecido al alcalde su labor para completar el monumento a las víctimas y ha destacado "la gran labor" de Agustín Ibarrola en "su compromiso con las víctimas del terrorismo y ha reclamado justicia para todas las víctimas".

Asimismo, ha hecho referencia a las unidades didácticas del Gobierno Vasco 'Herenegun' para reclamar que "parte de la justicia es que se explique a las nuevas generaciones la historia de terror de ETA tal cual sucedió, sin equidistancias ni intentos de blanqueamiento del pasado criminal de ETA".

"Edulcorar la historia es indigno, es intolerable e inmoral, y un peligro para las nuevas generaciones, porque quienes no conocen bien su historia están condenados a repetirla", ha sentenciado, al tiempo que considerado que "una sociedad es más noble en la medida en que es más justa".

Consulta aquí más noticias de Álava.