La jueza del caso Máster, Carmen Rodríguez-Medel, ha decidido archivar las actuaciones llevadas a cabo tras una denuncia anónima contra la exministra de Sanidad Carmen Montón por presuntos delitos de cohecho impropio y prevaricación en relación a su título de máster en Estudios Interdisciplinares de Género que cursó en la URJC en 2010-2011

La decisión se produce dos meses después de la dimisión de la exministra a raíz de las presuntas irregularidades en una causa abierta a raíz de una denuncia anónima. El auto puede ser recurrido ante la propia jueza y ante la Audiencia Provincial de Madrid, en el que atiende el criterio de la acusación particular y de la Fiscalía, que pidieron el archivo de la causa "al no quedar debidamente acreditada la perpetración de infracción penal alguna".

La jueza comenzó a investigar el caso de Carmen Montón apenas 10 días después de que la exministra acabase cediendo a las presiones y anunciase su dimisión. Y fue precisamente a raíz de una denuncia anónima por los delitos de cohecho impropio y prevaricación —los mismos por los que la jueza pidió al Tribunal Supremo que investigara al presidente del PP, Pablo Casado— cuando la jueza abrió diligencias.

La Fiscalía remitió un escrito al no apreciar indicios de delito en Montón, que ni siquiera llegó a declarar ante la jueza. "No hay indicio alguno de inexistencia de actividad académica ni de un concierto previo entre la alumna y Laura Nuño, directora del máster, como tampoco hay pruebas que permitan sostener que las notas que fueron modificadas 'a posteriori', lo fueron en virtud de ese acuerdo previo, o por orden de la investigada", decía la Fiscalía.

En la denuncia anónima se relataba que la exministra plagió parte de su trabajo de fin de máster (TFM), incluyendo 19 páginas con párrafos enteros de varios autores a los que no citó en la bibliografía; lo que para la Fiscalía "carece de relevancia penal" y que "incluso como delito contra la propiedad intelectual estaría también prescrito". Otra cosa distinta, matizaba la fiscal, es la responsabilidad administrativa en la que pudiere incurrir la alumna y el profesorado que aprobó el referido trabajo.

"Creo que marqué la diferencia"

Montón se ha declarado este miércoles "satisfecha" y no se arrepiente de haber dimitido. "Cada uno tiene que poner el listón en un nivel y marcar la diferencia. En mi caso, creo que marqué la diferencia", se reafirmó. Lo hizo en la puerta del Congreso de los Diputados, donde expresó su satisfacción por entender que "la Justicia ha determinado lo que siempre dije desde el primer momento: que no había cometido ninguna irregularidad, ningún delito; no encuentra trato de favor".

"No sólo el auto de la jueza", subrayó. "También la Fiscalía y la propia universidad corroboran las explicaciones que di". Montón reiteró que ella dimitió "para no influir sobre la acción del Gobierno" y para renunciar al aforamiento y comparecer ante la Justicia como cualquier otro ciudadano, pero no quiso extender su caso al de otros imputados por temas similares.

Desde el entorno de Montón apuntan que "nunca" ha perdido el contacto con el presidente del Gobierno desde su dimisión el 11 de septiembre, aunque no precisan si ha hablado con él tras el archivo del caso. Dichas fuentes afirman que Montón no tienes mas que buenas palabras para Pedro Sánchez tanto política como personalmente. Sánchez llegó a expresar públicamente su respaldo a Montón y ordenó que se frenara la presión sobre la dirigente valenciana.