Botellón Zona Cetro València
Personas haciendo botellón en el exterior de un local de copas en la Zona Cedro de València. Asociación de Vecinos Ciutat Jardí (Zona Cedro)

El Ayuntamiento de València ha duplicado el número de multas impuestas por practicar el botellón en la calle. Según los datos facilitados por el concejal de Espacio Público, Carlos Galiana, en 2018 se han tramitado 535 expedientes en el departamento de Procedimiento Sancionador (de los que 523 ya están cerrados y cobrados por un importe total de 209.200 euros, es decir, 400 euros por sanción), frente a los 237 de 2017, de los que se acabaron ejecutando 162 liquidaciones que sumaron una recaudación de 64.800 euros. De este modo, el aumento en el número de multas ha sido del 120%, es decir, más del doble.

Galiana ha dicho que para el Gobierno de la Nau "es una prioridad trabajar conjuntamente con los jóvenes, los centros educativos, los hosteleros y, especialmente, con los vecinos y vecinas de València, para encontrar soluciones entre todos. Asimismo, lo que está claro es que el Ayuntamiento no rehúye los problemas de convivencia y actuamos desde todos los frentes para maximizar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de València, que es el objetivo que buscamos en todas nuestras acciones diarias", ha afirmado.

El responsable de Espacio Público se reunió recientemente en Madrid con la comisionada del ocio del Ayuntamiento de esa ciudad para estudiar el modelo de trabajo que están aplicando para mejorar la convivencia, "ya que Madrid y València tienen los mismos problemas en este ámbito y, por tanto, las soluciones a aplicar deben ser también similares". Una de las propuestas que está sobre la mesa es la implantación del llamado "alcalde de noche" para mediar entre locales de ocio y vecinos y para controlar las infracciones.

Galiana ha asegurado que el Ayuntamiento de València seguirá "aplicando la normativa y seguirá trabajando con varias propuestas y opciones para disminuir esta práctica" con campañas de concienciación ciudadana. "Es un trabajo más a largo plazo, pero hay que hacerlo", ha indicado.

El botellón es uno de los principales e históricos motivos de queja de las asociaciones vecinales, sobre todo en las zonas próximas a las universidades, aunque también en parques y jardines de numerosos barrios y en el Jardín del Turia y la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Su impacto sobre el entorno lleva aparejados, además de los problemas de ruidos nocturnos, la suciedad acumulada en viales y solares, sobre todo durante los fines de semana.

Consulta aquí más noticias de Valencia.