Accidente de un tren Alvia en Angrois (Santiago) el 24 de julio de 2013
Accidente de un tren Alvia en Angrois (Santiago) el 24 de julio de 2013 EUROPA PRESS - Archivo

La comisión del Congreso que investiga el accidente del tren Alvia ocurrido en Angrois (Santiago) en julio de 2013 ha decidido convocar a la mesa de este organismo el próximo día 5 de diciembre para decidir si incluye la comparecencia del cargo del Ministerio de Fomento cuya versión desmonta la de Adif sobre por qué retiró el sistema de control ERTMS de los últimos kilómetros de la línea.

Antes del inicio de la primera comparecencia prevista para este miércoles en la comisión, los miembros de la mesa y los portavoces han estado reunidos en torno a media hora para abordar esta petición, que registró el lunes En Marea.

Después de la decisión adoptada por la comisión, En Marea ha señalado que la decisión "se pospone" al encuentro que se celebrará de nuevo dentro de dos semanas. Su solicitud era de comparecencia urgente, al considerar "graves" las "denuncias" de este responsable de Fomento, que identificó como "mentiras" por parte de miembros de Adif.

El cargo en cuestión es el director del Laboratorio de Interoperabilidad Ferroviaria del CEDEX, el centro de estudios y experimentación de obras públicas del Ministerio de Fomento.

CARTA

Jorge Iglesias escribió a principios de mes al presidente de la comisión y más tarde a los miembros de dicho órgano para evitar que se esté "faltando a la verdad" en lo relativo a las circunstancias que rodean al accidente, que ocasionó 80 muertes y dejó a 144 personas heridas en julio de 2013 en Angrois (Santiago).

En su carta, a la que tuvo acceso Europa Press, desmiente la tesis de que las reglas de ingeniería de Adif, que él elaboró, obligaban a que el cambio de proyecto de la línea implicase la retirada del sistema de supervisión continua de la velocidad ERTMS de los últimos kilómetros, poco antes de la llegada a la estación compostelana y donde aparece la primera curva (la de A Grandeira) después de un trayecto casi rectilíneo.

Allí, el maquinista circulaba con un exceso de velocidad al atender una llamada del interventor que le distrajo y no le permitió reducir a tiempo ese salto de 200 a 80 kilómetros por hora. Si el ERTMS hubiese estado instalado en ese último tramo, según numerosos expertos, el siniestro se podría haber evitado.

En el correo electrónico, el director del CEDEX se dirige al presidente de la comisión, Feliu Guillaumes, para "aclarar ciertos aspectos que se están discutiendo (...) relativos al documento de reglas de ingeniería de Adif".

Le pide que lo traslade a los miembros de la comisión, pero la mesa decidió no hacerlo, hecho que motivó que después Iglesias escribiese directamente también a los grupos.

De acuerdo con su versión, era posible cumplir las reglas de ingeniería de Adif, una especie de protocolo interno de esta empresa pública, y no disminuir la seguridad al final de la línea, manteniendo el ERTMS hasta la estación de Santiago.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.