Alrededor de medio centenar de trabajadores perderán su empleo en Ferrol como consecuencia del cierre del establecimiento Brico Depôt, el primero de la cadena de tiendas de bricolaje que abrió en Galicia, en mayo de 2013, y cuya actividad será clausurada luego de que su propietario, el grupo británico Kingfisher, haya anunciado que clausurará todos sus establecimientos en la Península Ibérica, en donde cuenta con 31 locales, 27 en España y 4 en Portugal.

La plantilla de la sucursal de Ferrol, situada en Parque Ferrol, en la zona de O Boial, ha conocido a media mañana la noticia y desde el propio establecimiento les han confirmado que se trata de una decisión que ya estaba tomada, aunque han rehusado dar plazos de cierre.

DESLOCALIZACIÓN

A esta decisión ya se ha referido el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez (FeC), que ha querido trasladar "un mensaje de solidaridad con los trabajadores que van a perder su empleo, más de 50 personas que tendrán que buscar otra oportunidad laboral en otro sector", al mismo tiempo que ha asegurado que esta situación es generada "como consecuencia de la apuesta decidida por las grandes empresas, en donde hay estudios contrastados que inciden que de cada puesto de trabajo que se crea en una gran superficie, se destruyen dos en el comercio local".

Ante esto, ha defendido que "el comercio de proximidad es el que crea empleo de más calidad, más estable" y que noticias como la del cierre de Brico Depôt demuestran que la apuesta por grandes centros comerciales deriva en que se esté "a expensas de lo que se decida en otros ámbitos muy diferentes a la ciudad de Ferrol, con compañías que dependen de grades multinacionales, que no les importan las personas ni las localidades en donde están".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.