Brico Dêpot
Tienda de Brico Dêpot en Madrid. BRICO DEPOT

El grupo británico Kingfisher, presente en el mercado español a través de la cadena de tiendas de bricolaje Brico Depôt, ha anunciado que abandonará la Península Ibérica (España y Portugal) "para enfocar el plan estratégico en los principales mercados", dice la compañía en un comunicado.

"Estamos comprometidos con nuestro plan de transformación y con la construcción de un negocio sólido a largo plazo. Como parte de este compromiso, hemos tomado la difícil decisión de salir de España y Portugal, unos mercados atractivos donde tenemos una cuota de mercado relativamente pequeña", explica la consejera delegada del grupo británico, Véronique Laury.

La firma Brico Depôt cuenta en España con 28 establecimientos, donde el grupo británico desembarcó en 2003, y otras tres en Portugal, donde se instaló en 2012. La compañía también anunció sus planes de salir de Rusia, donde tiene 20 tiendas Castorama. "Me gustaría agradecer a todos nuestros colegas su entrega y
compromiso con nuestros clientes. Las tiendas continuarán funcionando normalmente".

En su último ejercicio fiscal, Brico Depôt España logró un beneficio operativo de 2 millones de libras esterlinas (2,2 millones de euros), mientras que el negocio portugués registró pérdidas de explotación por importe de 2 millones de libras (2,2 millones de euros). "Esto nos permitirá aplicar nuestra estrategia con mayor enfoque y eficacia en nuestros mercados principales, donde contamos o podemos alcanzar una posición de liderazgo", apostilló Laury.

En el tercer trimestre de su año fiscal, las ventas de Kingfisher sumaron 3.048 millones de libras (3.426 millones de euros), un 0,2% más que un año antes, aunque en términos comparables disminuyeron un 1,3%. El negocio de la compañía en la Península Ibérica mejoró un 0,9% entre agosto y octubre, hasta 87 millones de libras (98 millones de euros).