El embalse de Fuentes Claras, en el río Adaja, pasará a utilizarse como principal fuente de abastecimiento de agua para el consumo humano en la ciudad de Ávila a principios de marzo si continúan sin producirse precipitaciones en forma de lluvia o nieve, pues las reservas actuales permiten llegar hasta junio.

A partir de marzo los embalses de Becerril y Serones dejarán de suministrar agua a la ciudad

Así lo ha confirmado hoy en rueda de prensa el portavoz del Gobierno municipal de Ávila, José Francisco Hernández, quien ha subrayado que los dos puntos de abastecimiento actuales de la ciudad, los embalses de Becerril y Serones, dejarían de suministrar agua para el consumo en la capital a partir de esa fecha.

Actualmente, el embalse de Becerril se encuentra al 65,58 por ciento de su capacidad, con 887.200 metros cúbicos de agua, y Serones está al 45,12 por ciento, con 2.525.700 metros cúbicos, mientras que Fuentes Claras, que de momento no se utiliza como fuente de abastecimiento, se encuentra al cien por cien, con 920.000 metros cúbicos.

El embalse de Fuentes Claras se encuentra al cien por cien de su capacidad
Hernández ha explicado que las dos medidas preventivas "prioritarias" ya se han tomado, pues desde hace algunos días se han eliminado los riegos municipales y el baldeo de calles se está realizando con agua no potable.

A estas medidas, incluidas en un estudio elaborado por la empresa concesionaria de la gestión integral del agua en la capital abulense, Aqualia, se sumaría desde el 15 de marzo el suministro de agua también desde unos sondeos ubicados en el parque natural de El Soto, al sur de la ciudad, que según el portavoz del Gobierno municipal, reduciría en 3.600 metros cúbicos por día el consumo procedente de los embalses.

La situación no es crítica, pero sí muy preocupante

José Francisco Hernández, que ha apuntado que el consumo medio en esta ciudad es de 15.000 metros cúbicos de agua al día, ha confirmado que con el suministro desde Fuentes Claras "se llegaría hasta agosto y si se utilizan los sondeos de El Soto, hasta septiembre, siempre que persista la sequía".

El estudio de Aqualia también plantea como medidas a medio plazo la supresión del riego de jardines particulares y el llenado de piscinas, así como la interrupción del suministro nocturno de agua potable a partir de septiembre.

"La situación no es crítica, pero sí muy preocupante y por ello es necesario que la ciudadanía se conciencie", ha manifestado el portavoz del equipo de Gobierno municipal.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ÁVILA