Al menos 82 jóvenes estadounidenses murieron desde 1995 por participar en el 'juego de la asfixia' o 'choking game', en el que tratan de experimentar un momento de ensueño al cortar la llegada de oxígeno al cerebro.

"Una cantidad desconocida de chicos, especialmente varones, están realizando la mortal práctica de estrangularse a sí mismos o piden a alguien más que lo haga", señaló Robin Toblin, miembro de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Normalmente, se estrangulan a sí mismos

En un informe, que ha sido la primera investigación seria para evaluar esta práctica a nivel nacional, se han registrado las muertes de 82 niños y adolescentes, entre 6 y 19 años desde 1995 hasta el 2007.

Un 87% de los fallecidos eran varones de entre 11 y 16 años, que estaban tratando de lograr un breve estado de euforia causado por una hipoxia cerebral. Además, la mayoría de las muertes se produjeron cuando los chicos estaban solos.

Los casos se registraron en 31 estados, y con el estudio se ha intentado que la sociedad conozca un juego mortal cada vez más extendido por EE UU.