Durante la última sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Bizkaia, en las que las partes han procedido a la lectura de sus informes, Goirizelaia -que pide cuatro años de prisión e inhabilitación de seis años para cada uno de los procesados- ha destacado "el contexto político" en el que ocurrieron los hechos aquella noche del 5 de abril de 2012, en la que jugó el equipo rojiblanco contra el Schalke 04.

La letrada ha recordado que, por aquel entonces, la 'herriko taberna' (ubicada en el callejón de María Díaz de Haro, donde cargó la Ertzaintza e hirió de gravedad a Cabacas) se convirtió "en una auténtica obsesión" para la persona que daba las órdenes en el dispositivo policial, en referencia a 'Ugarteko'.

Además, ha subrayado que, cuando Rodolfo Ares fue nombrado consejero de Interior -época en la que se produjo la muerte de Iñigo Cabacas- insistió en que, "frente a los borrokas, tolerancia cero", y eso "se traslucía y tenía como consecuencia las órdenes que se daban".

Durante su intervención en la vista oral, Jone Goirizelaia ha señalado que "ha salido a la luz" un 'modus operandi' de la Ertzaintza "caótico" y una cultura policial que, en nombre de un corporativismo "muy mal entendido", prefiere mantener versiones "inverosímiles", que "no son reales", antes de asumir que hubo una actuación policial "totalmente desproporcionada y fuera de las normas".

La abogada de la familia de la víctima, ha destacado que los padres

tienen "plena confianza" en la justicia y en la actuación judicial, pero se han quedado "extrañados" ante la actitud de la Fiscalía, que, al elevar a definitivas sus conclusiones, ha insistido en que no pedir la absolución de los acusados al considerar que no hubo delito.

A su entender, con esta postura lo que "sobrevuela" es que la Policía tiene "patente de corso, tiene una especie de halo de impunidad", para emprender cualquier actuación porque, "haga lo que se haga", no va a haber "nunca ninguna respuesta penal" contra ella.

"NEGLIGENCIA"

Tras recordar que el propio Ares en sede parlamentaria reconoció que hubo "negligencia" en la actuación de la Ertzaintza, ha subrayado que, a partir de entonces, se han cambiado todos los protocolos de actuación, no solamente de la Policía autonómica vasca, sino en el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Goirizelaia ha remarcado que el director de la Ertzaintza, Gervasio Gabirondo, consideró que "la decisión de cargar estuvo mal tomada", al igual que los propios mandos de la Policía vasca, incluido el último responsable de Área.

Por ello, ha defendido que los hechos "son constitutivos de delito" y ha discrepado "totalmente" con el relato de los hechos realizado por el ministerio público, que, además de considerar que no hubo ilícito penal, ha asegurado que no se puede determinar quién disparó y qué agente dio la orden de disparar, cuando "lo han reconocido ellos mismos, y han dicho quién dio la orden".

(Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.