El estudio, publicado en la revista 'Neuroscience', aborda qué sucede después de los cambios de plano en las obras audiovisuales desde una triple aproximación: la frecuencia de parpadeo de los espectadores, la actividad eléctrica cerebral y la conectividad funcional asociada al mismo.

En recientes estudios realizados por ambos equipos, se demostró que el estilo de montaje afecta a la frecuencia de parpadeo de los espectadores. En este nuevo trabajo, los investigadores realizan un análisis pormenorizado de qué sucede en el segundo inmediatamente posterior al corte de plano, en base al estilo de montaje.

Los cortes de plano en audiovisuales editados con estilo dinámico y caótico, con cambios sucesivos, provocan una mayor actividad en áreas de procesamiento visual en comparación con los cortes de plano en audiovisuales continuos y ordenados.

Asimismo, la actividad en áreas frontales encargadas de procesos más complejos es superior cuando los cortes de plano forman parte de un estilo de edición continuo y ordenado.

Tras analizar la sincronización cerebral asociada al corte de plano, investigadores de la UPO y la UAB concluyen que las redes cerebrales activas después de un corte de plano en una película son más intensas que antes de él.

Desde este punto de vista de sincronización, no existen diferencias asociadas al cambio en sí: es el estilo de montaje en el que se encuentra un corte de plano el que influye a la percepción de los espectadores.

La investigación ha sido desarrollada por Agnès Gruart y José María Delgado-García, de la División de Neurociencias de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, y por Celia Andreu-Sánchez y Miguel Ángel Martín-Pascual, del grupo Neuro-Com del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universitat Autònoma de Barcelona, con la participación de profesionales de Radio Televisión Española, coordinados por el Instituto RTVE.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.