El cheque en blanco ofrecido por el Ayuntamiento para que los vecinos pidieran lo que se debe mejorar en sus barrios ya tiene cifra: 14,5 millones de euros, de los cuales 8 se gastarán en el arreglo del asfaltado y las aceras de los diez distritos de la ciudad.

El proceso para presentar propuestas a los presupuestos participativos de 2008 acabó el pasado de 16 de julio y ayer el delegado de Participación Ciudadana, Julio Andrade, dio a conocer que de las 2.560 peticiones recibidas fueron aceptadas 1.178. Pero de ellas sólo se ejecutarán 638, pues las 540 restantes están ya previstas en otras áreas.

En cuanto a las peticiones rechazadas, Andrade argumentó que casi un 90% de ellas no concretaban la ubicación, por lo que era difícil cuantificar la inversión; otra parte se atenderá en el futuro.

Eliminar barreras arquitectónicas fue la segunda inversión más solicitada. 

El mal estado de las calles de los barrios es una de las asignaturas pendientes en la ciudad. En los presupuestos de 2007 se llevaron una partida importante y en 2008 suponen el 30% de las demandas. Es decir, 195 de las 638 propuestas vecinales, que comenzarán a ejecutarse una vez que el pleno las apruebe el próximo 27 de febrero.

Al repaso del pavimento le siguen, en este orden, la eliminación de barreras arquitectónicas, el mantenimiento de colegios públicos y la reposición de alumbrado publico. Se ha aceptado soterrar la basura en la plaza de la Constitución y en la calle La Victoria: ambas se comerán una parte importante del dinero.

DESDE CUANDO SE PIDE. Arrancó en 2006: El presupuesto participativo es una iniciativa para que los vecinos decidan dónde invertir una suma de dinero. El Ayuntamiento abrió el plazo de peticiones en 2006 para gastar 14 millones de euros. Recibió 1.406, de las que sólo 889 fueron aprobadas.

QUÉ SE HA HECHO. Repaso a 25 calles: Entre lo más destacado del presupuesto de 2007 está el arreglo de 25 calles. A diciembre del pasado año el grado de ejecución (obra licitada, en marcha o acabada) de las propuestas era del 85%, según Andrade. El resto acabará en este primer trimestre.