Las alergias primaverales ya han llegado, y lo han hecho antes que nunca. Las suaves temperaturas de los últimos días, la temprana polinización de algunas especies y la ausencia de lluvias que limpien el ambiente han provocado que este año las alergias se hayan adelantado unas semanas.

«Yo llevo viendo a pacientes con este tipo de alergia desde hace 15 días, cuando lo normal es que los primeros síntomas empiecen a aparecer las primeras semanas de marzo. Se trata de algo inusual en Asturias», explica la doctora Ana Beristain, de la sociedad de alergología.

Así las cosas, las consultas de los médicos asturianos se han empezado a llenar de pacientes con picor de ojos y de nariz, estornudos, agüilla, tos y dificultad para respirar, unos síntomas muy parecidos a los de la gripe o el resfriado.

Los síntomas son: picor de ojos y de nariz, estornudos, tos y dificultad para respirar

Y eso que las especies que provocan más alergias (como las gramíneas) aún no han alcanzado niveles preocupantes, según aseguran desde el departamento de Botánica de la Universidad de Oviedo.

De momento, todo parece indicar que según pasen los días los afectados van a ir aumentando (se estima que en torno al 10% de la población asturiana tiene alergia primaveral), aunque todo depende de si el tiempo cambia o no. «Si empieza a llover y vienen días muy fríos puede que los síntomas desaparezcan», asegura Beristain. Si no, sólo que da «medicarse y tratar de no hacer esfuerzos innecesarios».