Las elecciones de mitad de mandato en EE UU han supuesto un cambio de 180 grados en la vida de Alexandria Ocasio-Cortez, que en menos de cinco meses ha pasado de servir cócteles en un bar neoyorquino a convertirse en la congresista más joven de la historia de Estados Unidos con solo 29 años.

"Se supone que las mujeres como yo no deberíamos presentarnos a cargos políticos", afirmaba esta joven latina, de tez morena y autodenominada socialista en su vídeo de campaña de las primarias del Partido Demócrata para el Distrito 14 de Nueva York, una circunscripción electoral a caballo entre Queens y el Bronx.

Y no solo Ocasio-Cortez, nacida en el Bronx el 13 de octubre de 1989 de madre puertorriqueña, celebra hoy la victoria, sino que el Congreso de EE UU se convierte en una cámara mucho más diversa, sobre todo gracias al empuje de las mujeres latinas, musulmanas y nativas americanas.

De estas elecciones ha salido el mayor número de mujeres elegidas al Congreso, siendo llamativas las victorias de Rashida Tlaib e Ilhan Omar, las primeras mujeres musulmanas congresistas de la historia. Sharice Davids, de Kansas, y Deb Haaland, de Nuevo Mexico, han hecho también historia al convertirse en las primeras mujeres nativas americanas en ser elegidas.

Davids, exluchadora de arte marcial mixta y abogada, es la primera mujer nativa americana y la primera lesbiana elegida para el Congreso.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara Baja

Los demócratas lograron arrebatar esta noche la mayoría a los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, una victoria que vaticinaban las encuestas y que, a falta de conocer su holgura, supondrá un freno al presidente, Donald Trump, para avanzar su agenda en el Congreso.

La proyección de las cifras de recuento, a falta de la mayoría de estados de la costa oeste, apuntan a que los demócratas han vencido en la Cámara Baja logrando al menos los 23 asientos que necesitaban arrebatar a los conservadores para hacerse con la mayoría, un número que podría ampliarse hasta en otros diez escaños.

Nancy Pelosi será a partir de enero la presidenta de la Cámara Baja después de ocho años en manos conservadoras.

Aunque se sabe que los demócratas no comenzarán un juicio político (impeachment) contra Trump, sí podrán tener el control de las comisiones de control de la Cámara Baja, impulsar leyes y abrir procesos de investigación y control de poder.

Así queda la Cámara de Representantes tras las elecciones