'La Caña' propone degustar un día de San Valentín con sabor onubense y madrileño

  • Como cada jueves servirán su genuino cocido al mediodía
  • En la cena, velas, champán, presa paleta, dorada y fresas
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA
Ignacio Martínez y Mercedes Martín, dueños del bar 'La Caña', en un rincón del establecimiento
Ignacio Martínez y Mercedes Martín, dueños del bar 'La Caña', en un rincón del establecimiento
M.A.F.

Llega el 14 de febrero, San Valentín, el día de los enamorados, y entre ramos de flores y tarjetas escritas a última hora siempre hay propuestas que liberan del estrés del tener que regalar y acertar. El romanticismo está en las cosas bien hechas y la cocina es un acertado ejemplo de lo que se puede conseguir con los ingredientes apropiados en buenas manos. Del mismo modo que es posible que surja el amor entre personas de lugares distintos y distintas personalidades, en el bar ‘La Caña' se ha conseguido con éxito un armónico maridaje gastronómico entre los platos típicos madrileños y onubenses.

En este bar, situado en la calle Garci Fernández de Huelva capital, llevan a gala esta enriquecedora dualidad que les permite gozar de una gran aceptación por parte de la clientela y en ella radica su propuesta culinaria durante todo el año y más aún el 14 de febrero, en el que se invita a recorrer sabores, olores y presentaciones de dos buenos exponentes de la comida española.

Como pareja elegiríamos este menú para celebrar San Valentín
Para el almuerzo no se alterará la rutina que impera todos los jueves y al mediodía habrá sobre la mesa un buen
cocido madrileño que cada vez tiene más adeptos, pues no se puede degustar otro más castizo y auténtico en la ciudad. En la cena, las velas presidirán un
menú especial. "Tenemos más de diez mesas ya reservadas", comentan Mercedes Martín, dueña del local, de su exitoso cocido, mientras que su marido, Ignacio Martínez, señala de la velada que "como pareja elegiríamos este menú para celebrar San Valentín" idea con la que está de acuerdo su mujer.

Como entrantes habrá ensalada de ahumados y revuelto de bacalao, con un segundo plato a elegir entre presa de paleta ibérica a la parrilla con guarnición de patatas fritas y verduritas o dorada a laespalda con patatitas y verduras al vapor, alternativas que después tienen como postre quesillo con nata y fresas, todo ello acompañado por un buen cava o vino de Rioja.

"Es un menú ligero, digestivo y apetitoso, con mucho sabor", "y con buenos productos autóctonos de la tierra", comentan cada una de las partes este matrimonio madrileño que hace tres años, coincidiendo con el día de la patrona de Huelva (8 de septiembre), abrieron las puertas de este templo del buen comer.

Su adaptación a las dispares costumbres gastronómicas entre Madrid y Huelva las superaron seleccionando siempre lo mejor de cada cosa. "No ha sido demasiado complicado porque en Huelva hay un género excepcional, el mejor pescado y chacina de España", destaca Mercedes, que también resalta los distintos horarios para comer y las diferencias entre una gran ciudad y otra más pequeña. De Madrid se trajeron la costumbre de ofrecer un menú diario, que combinaron con el arte de desarrollar un mosaico de tapas. "El menú diario y la caña con el aperitivo gratis es muy de Madrid y aquí con las tapas nos costó calibrar las cantidades, pero ya para nosotros es es un miniplato estupendo", añade la dueña del local.

De este modo en el panorama que parte de fogones, cacerolas, sartenes y platos conviven el cocido, los callos o los huevos rotos, el jamón, las gambas, los chocos, todo tipo de pescado, pisto con huevo de codorniz, salmorejo, tortilla de camarones, pastel de calabacín, flamenquín, chorizo a la sidra...

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento