Habla de «coacciones y amenazas» y de «denuncias absurdas» de los promotores de Los Merinos (Ronda) contra ecologistas y colectivos que se oponen al proyecto de levantar casi 800 viviendas, tres hoteles y dos campos de golf. El director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, estuvo ayer en Málaga para apoyarles.

¿A quiénes amenazan?

Han amenazado a 11 personas y han puesto casi 40 denuncias por distintos temas, todos absurdos, cuando lo que quieren es intentar frenar la oposición a este proyecto destructivo para una reserva de la biosfera.

¿Por qué lo ve destructivo?

La razón de nuestra denuncia es que en el interior se está reproduciendo el modelo urbanístico ya saturado del litoral. Y en Los Merinos se añaden dos cosas: es reserva de la biosfera y, como tal, debería ser de total protección; por otro lado, está asentado sobre un acuífero.

¿Cómo conjugar el desarrollo con el medio ambiente?

Lo que hay es una cuestión de ordenación del territorio y de que el urbanismo no esté promovido por la especulación, sino que detrás haya una utilización adecuada del suelo y que los desarrollos se hagan donde puedan.

Los Merinos han pasado por varios filtros y sigue...

En España, el medio ambiente y las leyes que lo protegen se saltan a la torera. Y eso lo hemos visto en Algarrobico (Almería), con un hotel casi terminado.

BIO

Nació en San Sebastián hace 44 años y desde 2001 dirige Greenpeace. Es ingeniero agrónomo y dice que apenas le queda tiempo libre.