30 jóvenes se pelean en el Clínico con palos de golf y bates de béisbol
La concentración, ayer. (M. Mesa)

Una vigilante tiene las cervicales dañadas y una fisura en la muñeca después de que intentara apaciguar, junto a otros tres compañeros del hospital Clínico, la reyerta que causaron el domingo unos 30 jóvenes.

Todo comenzó en un bar de copas de Torremolinos. En una pelea, tres personas resultaron heridas con cortes y contusiones, por lo que fueron trasladados al Clínico.

Cuando los compañeros de unos y otros se volvieron a encontrar en el recibidor de urgencias, reanudaron la trifulca con bates de béisbol, palos de golf, herramientas e incluso zapatos de tacón.

Los jóvenes quisieron arrebatar las porras a los guardas, pero éstos expulsaron a los contendientes. La batalla siguió hasta que llegó la Policía y los identificó. En total, 10 heridos. Sin detenciones. Ayer, los trabajadores del Clínico se concentraron como repulsa (foto).