Los actos vandálicos mantuvieron la noche del lunes en jaque a los bomberos de Vigo. A las 23.00 horas en el Monte Vixiador las llamas calcinaban un coche abandonado. Pese a la proximidad del arbolado, la rápida actuación de los efectivos evitó que el fuego se propagase hacia el monte. Ya a las 2.00 horas el fuego se registró en Ramón Nieto, donde muebles, sofás y demás enseres que había junto a un contenedor de basura se convirtieron en cenizas. Ya pasadas las 10.00 horas, el afectado por el fuego fue un contenedor de reciclaje de la calle Padre Seixas. Este tipo de incidencias, según recuerdan los efectivos, son evitables, por lo que llaman a la convivencia.