La puesta en marcha de la línea de alta velocidad (AVE) Madrid-Barcelona está prevista para el miércoles 20 de febrero, según informó ayer la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, tras llegar a la estación de Sants en un AVE en pruebas y mantener una reunión con el presidente de la Generalitat, José Montilla. Álvarez señaló, en una comparecencia ante los medios de comunicación, que ayer fue «un día feliz para Cataluña», después de recordar los problemas en la línea que «han complicado la vida a los ciudadanos», a los que pidió «sentidas disculpas». No se permitió a los medios de comunicación bajar a los andenes de la estación, lo que motivó abucheos a la ministra.