«Los ciudadanos alicantinos se ahorrarán pagar medio millón de euros por unas obras que al final tendrá que abonar en su totalidad el urbanizador de Benalúa Sur». Así interpretó ayer Manuel de Barros, concejal del PSOE, una sentencia judicial que exime al Consistorio de tener que pagar a medias con el promotor (por ser contrario a ley) los costes de urbanización del barrio, tras un acuerdo adoptado en 2006. El PSOE interpuso un contencioso administrativo que le ha dado la razón. «El Ayuntamiento decidió beneficiar al urbanizador (Nuevo Sector P.P.I.2. Benalúa Sur). Era una tropelía al ciudadano que tenía que pagar algo que no le correspondía», dijo de Barros.